Es posible una educación y un futuro diferente. Escuela Fundamor

¿Cómo encontraron Fundamor? Nos pregunta Luis Miguel al llegar a la fundación. Los hemos encontrado a través de una amiga Argentina, y después de una búsqueda por la red sobre sus actividades, le contesté. Aunque me hubiera encantado haberle dicho que fue muy fácil, que todos hablan sobre sus buenas acciones, en vez de platicarnos sobre la guerrilla que hay en el valle Colombiano.

“Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, existen millones de caricias que construyen la vida“

Facundo Cabral

 

 La finca de Fundamor, está ubicada a unos 40 minutos en bicicleta, de la ciudad de Cali. Para llegar necesitas preguntar un par de veces a las personas que te encuentras debido a que los letreros ausentes de las calles y los números de indicación, son prácticamente inexistentes.

Fundamor fue creada por Guillermo y Virginia, una pareja de empresarios que preocupados por el creciente índice de personas con VIH, decidieron adecuar un espacio donde se les pudiera dar atención psicológica y alimentaria, debido a su condición de vulnerabilidad. Al pasar el tiempo, comenta Silvia, responsable de atendernos, la sorpresa fue que los mismos enfermos también llevaban a sus hijos, y empezaron a dejarlos en las instalaciones. Fue así, que se limitaron a atender únicamente a niños con este padecimiento.

“Al principio nuestra labor se limitaba a atender a estos niños en sus primeros 5 años, que era la esperanza de vida para ellos. Después nos empezamos a dar cuenta que los niños superaban ese índice, y fue ahí, donde nos preguntamos cuál era el camino para brindarles educación“

Una de las características más marcadas en las escuelas donde he estado, ha sido el tema de la seguridad y la distancia que construyen algunas escuelas en relación con su entorno. Este elemento, que también es latente en Colombia, permitió que las solicitudes que Fundamor hacía para continuar la educación de sus niños en las escuelas aledañas, fueran denegadas, por medio o desconocimiento de la enfermedad. Obligándolos a fundar el “Centro de Desarrollo infantil Semillas de Amor“ como respuesta educativa para los niños y niñas de la organización.

En el año 2012 Semillas de amor gana el premio ALAS BID*, al mejor Centro de Desarrollo Infantil Temprano, provocando que el gobierno Colombiano le proponga abrir sus puertas a la población de niños sin VIH de las comunidades aledañas. Dando como resultado que Fundamor atienda actualmente a 150 niños de las comunidades cercanas y 10 más que viven dentro de la fundación de manera gratuita con la ayuda del sector privado y con apoyo del gobierno.

La maestra Elizabeth es directora académica de este centro y la responsable, por fortuna de nosotros, de darnos el tour por sus espacios. Ella nos guía por las diferentes áreas de la escuela pero nos advierte que hemos llegado justo en el momento donde los niños duermen y que encontraremos mucho silencio.

MariposasEl departamento de psicología, odontología, comedor, cocina, trabajo social y administración, forman parte de un conjunto de espacios que están rodeando la Escuela semillas, que citando a Elizabeth, es un espacio que más que escuela es un hogar. Donde no existen salones de clases y donde los niños están en constante movimiento.

Espacios Significativos y Pertenencia

Al llegar al área donde están los niños, Elizabeth nos explica que cada grupo esta dividido por temas o proyectos. Estos son elegidos por los niños, padres y profesores al inicio del año y serán la base para desarrollar los aprendizajes y también, la manera de entrar a convivir con la naturaleza. Mariposas, Abejas, Ardillas y Lagartijas son los temas que eligieron y el nombre con el que los niños se identificarán durante todo el ciclo escolar.

Los espacios donde los niños transitan durante su estancia en Semillas, son un conjunto de salones “Espacios significativos“ pensados y dirigidos cada uno, con un objetivo particular y actividades que potencializarán los conocimientos y actitudes de los niños.

“No queremos tener a los niños sentados, calladitos… Queremos a los niños en movimiento, jugando, explorando…“

 

Salon del silencio El salón de pensadores, es un lugar destinado a la escucha de cuentos, reflexiones sobre temas de la naturaleza, moralejas y todo donde se necesite un trabajo reflexivo. Claro que mi primer pensamiento, fue que los niños de esa edad difícilmente se quedarían quietos a reflexionar, pero bastaba con estar unos minutos en el salón para darte cuenta que eran capaces de realizar reflexiones e interactuar con el tema que la maestra abordaba.

 Salón de malabares, Salón de constructores, Mi mundo mágico, Mentes creativas y explorando la ciencia, son las áreas que conforman el modelo que Semillas ha decidido llevar a cabo en sus instalaciones y donde se respira un ambiente de paz y tranquilidad, pero sobre todo una escuela pensada para los niños y no para los adultos y desde los adultos.

 Al llegar a la parte abierta del recinto, una zona de 3 hectáreas aproximadamente y donde el verde es predominante, nos guían a la Casa del Silencio, una construcción de bambú y elemento de madera donde según nos comentan, es una de las zonas más importantes para el desarrollo de los niños, debido a que es donde los profesores llevan de manera regular a sus alumnos, para realizar meditación, relajación, donde se resuelven los conflictos que se presentaron, llevan a cabo obras de teatro y donde también se les da masaje de relajación y expresión de sentimientos, según sea el caso. Comenta Elizabeth.

 Salon creativoOtros espacios que están en el área abierta, son la casa de la alegría, laberinto natural y el parque infantil, que al igual que las demás áreas están destinadas a cumplir una tarea específica.

“Nuestra metodología es una mezcla de Waldorf, Metodología en Proyectos y Metodología de Cerebro integral. No buscamos encasillarnos, sino que nuestra intención es tomar lo que para nosotros es importante de cada una, adaptándola a nuestro contexto“

 

Durante el recorrido nos presentaron a Camilo. Un adolescente que ha vivido en Fundamor desde que estaba pequeño y que ahora sueña con ser futbolista. Estuvimos compartiendo los alimentos con él y charlando sobre el futuro, La bicicleta, el fútbol y los sueños que tiene. Él sin saberlo demostraba en cada línea de sus palabras la verdadera esencia de Fundamor. Después de su encuentro, omití de mi batería de preguntas, la que pedía describieran como era un niño egresado de su escuela. Estaba claro.

No tuvimos la oportunidad de conocer a un adolescente más, que al igual que Camilo había crecido en Fundamor y que 15 días a tras se había graduado de una carrera técnica. Su ausencia de debía a los arreglos de la etapa siguiente de su educación.

Semillas es quizá el ejemplo de que “sí es posible“ una educación diferente, una que no pretende responder a intereses económicos ni a egoísmos de estructuras. Ellos demuestran cada día que no es fácil luchar contra una enfermedad tan letal como es el VIH, luchan porque la población aledaña a sus instalaciones y de posibilidades económicas bajas, cuenten con una educación de calidad a costos casi nulos, luchan por que la vida no se apague y que las probabilidades sean más de las que se esperan, luchan por llevar esperanza, pero también, por encontrar cómplices, de esos que pueden hacer mas llevadera la carga.

laberintoProyecto Mandivá

Después de la entrevista con Elizabeth, compartir alimentos con Camilo, conocer a personas tan comprometidas con el proyecto y conocer a los niños despiertos. Tuvimos la fortuna de conocer al fundador, el Sr. Guillermo. Coincidíamos “coincidentemente“ con él. Nada es coincidencia articula en vos baja, sonriendo y con mirada hacia el frente. Rápidamente nos preguntó el por qué nos íbamos tan rápido, y después de las presentaciones obligadas, resulto que otro proyecto llamado Eco-aldea Mandivá estaba dentro de nuestra ruta al sur y teníamos la invitación de conocerlo.

Es una extensión de Semillas, dice el Sr. Guillermo, creemos que es importante poder llevar nuestro proyecto a otros sectores. El tema es construir un espacio donde por medio de talleres, podamos intentar cambiar la realidad de muchos niños, jóvenes y adultos de Mandivá. Una zona víctima de la guerrilla, poco flujo de dinero y problemáticas sociales.

Nuestra llegada a Mandivá fue rápida, nos ofrecieron un espacio donde descansar y al día siguiente estábamos listos para formar parte de un evento de inauguración de un área de la Eco-aldea, como invitados peregrinos.

ExplicaciónLos talleres impartidos en Mandivá son tan diversos que no alcanzaría este artículo para explicarlos todos. Van desde Agricultura orgánica y preservación de semillas, como clases de pintura y emprendurismo para jóvenes, talleres de cocina para señoras y un salón de música, expresión corporal, etc.

Siempre que termino una entrada para este proyecto, existen preguntas que siempre vuelan alrededor de mi cabeza, siempre las mismas. Sin el ánimo de ser repetitivo en cada escrito, se las comparto: ¿La relación calidad y precio en la educación deberá ser una constante?, ¿por qué si instituciones como semillas puede brindar educación de calidad a un casi nulo costo para sus familiar, es imposible para el gobierno con tantos recursos?, ¿En las escuelas alternativas y tradicionales, estamos dando respuesta a las necesidades de los niños… o de los adultos que laboramos y creemos que es lo más adecuado?, ¿Cuándo dejará de ser la educación un negocio tan lucrativo, y caminar de la mano con la mala calidad de la educación gratuita?

 Es de suma importancia ver con otras exigencias la educación, necesitamos dejar de pensar en las necesidades de la sociedad, del sistema, y voltear  a ver las necesidades del niño, del joven, de la persona. Educar para construir estructuras saludables en sus emociones y sentimientos, y no como futuros generadores de progreso y divisas.

*Los Premios ALAS-BID reconocen el trabajo de instituciones educativas y personas de América Latina y el Caribe que se dedican a mejorar las vidas y los aprendizajes de los niños y niñas más pequeños, incluso en circunstancias difíciles.

Leer más

Un encuentro de “alternativas“ educativas y una invitación al cuestionamiento

IMG_2678

Atravesar el Tapón de Dairen fue nuestra interrogante durante un par de semanas antes de llegar a la capital de Panamá. Las opciones más fuertes: Encontrar un modo de atravesarlo en lancha, utilizando varios transbordos y visitando algunas islas, con la promesa de una aventura épica, o volar de Panamá a Colombia sin escalas y con nuestras bicicletas seguras y empacadas.

Nuestro vuelo arribó a la ciudad de Medellín por la mañana. Estábamos listos para darle la bienvenida a la tan esperada Colombia. Claro, no sin antes pasar un poco de inconvenientes con la aerolínea, con el transporte del aeropuerto y finalmente con un robo frustrado en el centro de la ciudad. No sé preocupen todo bien.

Desde mi visita a Guatemala en la escuela Patojos, sabía que en el mes de agosto se llevaría a cabo un evento de educación alternativa en Bogotá, y que EDUbicla tenía, sin duda, que estar presente. Así que sin más, compre un ticket de bus para Bogotá y me despedí de AROBED (mi bicicleta) por unos días.

IMG_2669El primer contacto con la Semana de las Educaciones Alternativas 2015, fue en una charla organizada en la Universidad Nacional de Bogotá. El exponente? Pedro García Olivo. Un español que se define a si mismo como anti-pedagogo. Concepto que no había escuchado y que atrapo, desde sus primeras palabras, toda mi atención.

 Pedro es un tipo delgado, de aspecto sereno y con huellas del tiempo en su rostro. Escritor, pastor, agricultor y ex-profesor, son las palabras que escuchas cuando se presenta en el foro. Desde el inicio, su crítica a la escuela como institución y al profesor como escuela ambulante, son tajantes.

La escuela es un dispositivo de encierro, una ruptura abismal de la realidad. El alumno es un participe no libre, un interlocutor forzado. La concepción del “niño“ es un concepto que fue creado para establecer una categoría y poder encerrarlo.
El Profesor es una escuela ambulante, ejerce 24 horas al día fungiendo como una escuela portátil. Es un educador mercenario, tiene el lema y filosofía de mandar para obedecer. Trata al estudiante como un bonsái: lo guía, lo limita, lo “encamina“. Hacer el mal, sabiendo que hace el mal. Partiendo de la idea de que el profesor sabe que el niño no quiere estar escuchando sobre Napoleón, sobre física y matemáticas… el profesor lo sabe y aun así lo hace. Justifica diciendo que lo hace por su bien.

Desde mi asiento en el foro, escuchaba con atención las posturas de Pedro, tratando de colocar algunas respuestas a las decenas de preguntas que surgían en mi cabeza. Al mismo tiempo, también, era inevitable dejar de voltear a mi alrededor, y observar la reacción de los muchos profesores y directores presentes en aquella aula universitaria.

Al termino de la reunión, me dirigí a Pedro con la cabeza llena de interrogantes. Aquel personaje que es capaz de generar una crisis sobre educación en menos de 10 minutos, me explicaba su trayectoria y la necesidad de abrir los ojos ante una crisis de educación. Yo era solo alguno de los muchos que estábamos tratando de entablar una conversación con el… Pero solo EDUbicla, tuvo la fortuna de tener su ultimo libro como obsequio para el proyecto.

Al día siguiente, después de revisar el cronograma y de mirar la trayectoria de los diferentes participantes del SEA, elegí, sin miramientos, la charla sobre “Jornadas Colaborativas para la transformación Escolar“ donde una vez más, Pedro García Olivo tendría una participación, junto con otros invitados importantes, en una escuela pública de Bogotá.

IMG_2667El evento inició con una propuesta muy interesante. Una invitación para todos los profesores que de manera voluntaria se retirarán del foro, para así, hablar con los alumnos con mayor libertad, con planteamientos que tuvieran mayor confianza para abordarlos. Finalmente la charla estaba dirigida a ellos.

Después de un minuto en completo silencio e incomodo, ningún profesor o directivo abandono la sala. Una pregunta dio el banderazo a este dialogo. ¿Lo bonito y lo feo de la escuela? Fue la pregunta hecha para los alumnos. Ellos abrían los ojos, volteaban hacia arriba, se codeaban entre si… finalmente algunas manos fueron levantadas.

No me gusta que nos sometan, cuando nos colocan uniforme, nos someten, cuando nos obligan a tomar ciertas materias, nos someten, no me gusta que me sometan. Comentaba el primer alumno
Cuando dos estudiantes expresan su cariño, como abrazarse o besarse, pintarse el pelo de otro color que no es “adecuado“, usar una ropa diferente… nos someten. Eso no me gusta, no me siento libre.
Lo bonito es la relación entre mis compañeros y lo feo es el sistema que se maneja en la escuela. Continuaba otra alumna

 Después de una cascada de sinceridad objetiva y no tanto. Hicieron la misma pregunta a los profesores. Sus respuestas, cargadas de positivismo, hacían sospechar un discurso maquillado, parchado, defensivo… Como si el trabajo fuera defender a toda costa la institución, sin el más mínimo intento de imparcialidad.

Honestamente me quedo con la reflexión crítica y abierta de los alumnos. ¿Cuándo el miedo se apodero de nosotros y compro nuestra honestidad?

Desde unos lentes de ex-profesor, después de algunos años trabajando en la educación, descubro que efectivamente nuestra tendencia es defender y salvaguardar la integridad de la institución con o sin objetividad. Al menos desde las peticiones tan elocuentes de los alumnos. Considero que puede ser un símbolo de pertenencia sana, pero también una postura peligrosa al momento de querer utilizar nuestra crítica como motor de cambio.

“Es más cómodo seguir como estamos, nos limitamos a cuidar exageradamente el no hacer olas, cuando el agua esta hasta nuestro cuello“

IMG_2693Después de una dosis fuerte de anti-pedagogía con Pedro y de análisis contante sobre EDUbicla. Decidí tener una visión diferente y me acerque a Velia Bianco. Una mujer extraordinariamente activa, elocuente, bromista y con una trayectoria educativa en Argentina que es conocida por muchos rincones del continente. Ella era sin duda, una de las mejores candidatas para aclarar algunas posturas.

Yo no pretendo dar respuesta a alguna necesidad de la sociedad, ni pretendo darle gusto a un modelo o sistema que me diga cómo y cuando tengo que hacer educación. Yo solo doy respuesta a las necesidades de los chicos. Son ellos los que nos marcan la pauta para donde tenemos que caminar
Vos miras a un ser chiquitito y descubres su avidez por conocer. El cómo se concentra, cómo aprende de las situaciones de las que se ve inmerso. Él no necesita nada, no tienes que llevarle peluches ni artefactos extraños… Él aprende desde su espacio. Es con este impulso y este método natural con el que nosotros hacemos educación. Y aun más importante, creemos en el.
Los profesores tenemos que trabajar con alegría, a redescubrir el encanto de educar. Que realmente se sienta gratificado por ir descubriendo el mundo con los chicos. No digo que no tengamos planes previos, pero son muy escuetos. Lo más importante es la conexión, la alegría…

IMG_2677Caminando por la Feria del SEA en busca de Velia. Una y otra vez la encontraba ocupada, ocupada jugando, ocupada bromeando, preguntando y platicando con estudiantes. A diferencia de los demás catedráticos que hablaban con personas adultas y medios que buscaban alguna entrevista. Veyi, como me exigió que la llamará, estaba todo el tiempo riendo y rodeada de alumnos. Su energía y alegría inagotable, no coincidían con la edad de una persona que había iniciado su labor docente antes de la dictadura en Argentina.

A mi el gobierno y el sistema, me tiene sin cuidado. En la Argentina y después de una reforma a la constitución, dice que el chico debe de ser educado, pero no dice cómo… Por suerte. Entonces nosotros hacemos educación como queremos, pero eso si… para entrar a un nivel más, fuera de nuestra escuela, tiene que aplicar un examen de grado, examen que nuestros chicos lo aprueban sin miramientos.

 

Es enriquecedor conocer dos posturas tan diversas, tan opuestas y con tanta verdad entre ellas. Pero es aun más enriquecedor y complicado poder generar algunos grises, algunas mezclas.. un lugar de encuentro donde las dos posturas al chocarse, puedan crear una nueva.

Este proceso tan abstracto fue facilitado por Braulio Hornedo Rocha, un catedrático mexicano que tuvo la fortuna de formarse con dos grandes amigos: Gabriel Zaid e Iván Illich como comenta el mismo. Este arquitecto, filosofo y matemático, fue invitado a esta semana de la educación, no solo por su gran trayectoria como profesor, sino también por proyectos de educación popular, que el mismo está impulsando en su ciudad.

El que alguien sepa, no es de dudarse. El que alguien sea el único que sepa, es lo que resulta de extrema duda. El que se privilegié la enseñanza sobre el aprendizaje, resulta precisamente en el fenómeno de la escolarización. Volvernos dependientes de los que saben. Y esto se contrapone con el hecho cotidiano. Nos encontramos con gente que sabe lo que nosotros sabemos y otros no saben lo que nosotros sabemos.
Decía el regiomontano Alfonso Reyes: “Todo lo sabemos entre todos, entre todos lo sabemos todo“ Este saberlo todo entre todos es una de las respuestas a esas otras opciones que podemos buscar en la educación
Una de las pintas famosas de Mayo del 68 decía: Seamos exigentes, exijamos lo imposible, exijamos construir la utopía, y la utopía no es una válida para todos, sino las diferentes utopías que cada uno de nosotros pueda ir generando desde su mente por supuesto, pero también desde el corazón.

 

IMG_2692En el lapso de tres días en el SEA y desde mis lentes, (frase favorita para justificar mi postura en este blog), viaje desde la tesis de: estamos haciendo una educación que tiende al fracaso, tanto la tradicional como la alternativa. Que reproduce un modelo del sistema, sin espacio para movimiento propio, hasta la postura del amor y cariño, con una pedagogía de corazón y libertad, donde los alumnos son capaces de decidir y armar el propio aprendizaje.

Estas dos posturas tan importantes, pero tan contradictorias, pueden llevarte a espacios de conflicto, que son buenos, pero con precaución. La postura de Braulio trata de aprovechar la crisis de preguntas con el cuestionamiento tajante, pero también, de rescatar la esperanza y la utopía de una educación, por llamarle de alguna manera, más genuina, más de casa.

Este análisis no se termina, al menos no para mi. Por desgracia tengo que irme de Bogotá antes del termino de esta feria, sin embargo, creo que los interrogantes no serán respondidos, los conflictos no serán solucionados, en el SEA no. Pero creo que al menos tendremos la tan añorada duda, la tan añorada crisis… esa que es más valiosa que la respuesta, porque acerca a mayores posibilidades, a mayores esfuerzos por darle una solución. No la ultima y general, pero si la particular y concreta que cada uno requiere en su contexto.

Los municipios libres que tienen la escuelita como forma de organización, son una esperanza para nosotros los desesperanzados.

Comenta Braulio al referirse al sureste Mexicano.

 

Leer más

Escuela Caracol, un espacio desde el corazón

IMG_2133

La educación es un acto de amor, por tanto, un acto de valor

Paulo Freire

Después de 60 Kilómetros de San Cristóbal Totonicapan rumbo a San Marcos la laguna y con la excelente compañía de Reto y Carl, llego la temible bajada de Atitlán. El descenso famoso por su inclinación y por el mal estado de la carretera, por fin estaba enfrente a nosotros.

Las bajadas siempre son divertidas. Algunas con un grado de nerviosismo y otras como un fabuloso respiro después de la subida. Pero Atitlán, no es ninguna de las dos. Para esta bajada requieres buenos frenos y unas llantas gruesas que puedan amortiguar un poco, los incontables hoyos, que por mas técnica que poseas es imposible esquivarlos todos.

 Mi llegada a San Marcos fue en compañía de Reto. Él buscaba encontrarse con una amiga que conoció en la India, y yo, en busca de una escuela que había contactado días antes y que llevaba por nombre “Escuela Caracol“.

 IMG_2145La escuela esta en clavada en un abundante entorno natural, y es tan conocida, que al igual que Patojos, todas las personas a las que les peguntaba su ubicación, sabían guiarnos sin dudarlo. A nuestra llegada nos recibe Mercedez, una española que radica en San Marcos desde hace dos años, y que labora como responsable del área Administrativa del colegio.

“Mantengo un lazo fuerte con este poblado, por lo que simboliza para mi y mi hijo la Escuela Caracol y todas las personas que laboran en ella“. Comenta Mercedez.

 Escuela Caracol que cuenta con Preescolar y Primaria, fue el sueño de Joshua y Courtney Wilson fundadores de la escuela, que decidieron desde hace 8 años emprender la construcción de un colegio que pudiera brindar educación de calidad y una opción de formación para la comunidad de San Marcos. Una de las regiones más vulnerables de Guatemala, con un índice de pobreza de alrededor del 80%. Muchas de ellas en pobreza extrema.

 IMG_2136Su construcción es sin duda un modelo de sustentabilidad y amor a la naturaleza. En sus instalaciones puedes notar la utilización de recursos de la región: Caminos de piedra, adobes elaborados con la tierra del terreno, muros de carrizo y bambú, baños secos, huertos intensivos… construyen en complemento toda su estructura. Mercedes nos explica que no ha sido un proceso fácil, que poco a poco han ido mejorando sus instalaciones, hasta convertirse en lo que ahora son. Que dicho sea de paso, es una tarea ardua, debido a que el 90% de la población estudiantil asiste de manera gratuita, es decir, cuenta con becas estudiantiles. El 10% restante, cumple con cuotas normales para su educación.

 “Este modelo de becas ha sido muy difícil de mantener, pero Escuela Caracol fue hecha para este propósito y seguiremos bajo este esquema, no importa lo difícil que sea“ Comenta Mercedes.

 Después de un recorrido por la escuela, evitando las aulas, a razón del respeto a los niños y profesores en sus clases. Concertamos cita con el profesor de manualidades y con la profesora de 6to de primaria. Ignacio y Andrea respectivamente.

 Al llegar la hora, Ignacio Porón, profesor de manualidades, nos recibe en su aula. Un espacio fresco y lleno de colores que él utiliza para resguardar el arte ancestral de los abuelos, como los llama él, y transmitirlo a los niños de su clase. Comenta que la clase de manualidades esta enfocada a reevalorar la importancia del trabajo con las manos y el movimiento. Con todas las implicaciones pedagógicas que esto conlleva, pero que también, igualmente importante, es utilizado para mantener vigente el trabajo artesanal de los pueblos originarios del Lago Atitlán.

“Antes de iniciar mi labor en la escuela, me di a la tarea de visitar a los abuelos de las comunidades, aprender su artesanía y cosmovisión. Es lo mismo que trato de hacer con los niños“

 IMG_2158Tal es la pasión con la que los niños trabajan en su clase de manualidades que “Simón“ el títere que me acompaña y que trata de hacer un buen ambiente en el salón. No causo mucho interés, y regresaron rápidamente a la tarea laboriosa y cuidadosa de su tejido.

 El salón de Andrea tiene una atmósfera diferente. Cuenta con dos pizarrones llenos de colores. Con indicios de temas abordados en el día, antes de mi llegada. Las ventanas que rodean el salón, hacen de aquel espacio, un lugar extremadamente iluminado, que junto con sus toques de madera en la estructura, lo convierten en una estancia amena y agradable, donde Simón si tuvo éxito.

 Durante la entrevista con profesores de la institución , Maribel Mendoza, profesora de Preescolar, comenta:

“Las clases se llevan a cabo en Cachiquel (lengua utilizada en esa área) y en español.  Esto junto con el rescate de las enseñanzas de los abuelos, en manualidades, tratamos de hacer educación desde nuestra realidad, desde lo que somos y lo que nos rodea“

IMG_2185Ignacio, profesor de Manualidades, define a los niños de Caracol como niños más preocupados por vivir y experimentar en la escuela, que por aprender CORRECTAMENTE lo que se enseña. Los profesores perdieron el interés en que los niños saquen notas aprobatorias y se centraron en hacer divertido el proceso. El resultado, comentan, “sacan mejores notas“.

 Andrea Arrivillaga, profesora de 6to de primaria, comenta:

“Los niños, no solo son cabezas, que solo queramos llenar. La idea es que nuestra educación ponga atención a lo que hacemos, lo que sentimos y lo que pensamos.  Las tres por igual. Cada uno de nosotros trabajamos para que así sea, por eso, es importantísimo que haya una amplitud a cualquier tipo de fé o manifestación de espiritualidad. En ese mismo sentido, en nuestras clases, antes de iniciar las labores y después de ellas, realizamos estrofas de agradecimiento y respeto por el trabajo y por las personas que se involucraron. Es muy importante en nuestra formación“

 Maribel Mendoza, comparte que la naturaleza y la formación de los niños también tienen una relación muy cercana.

“Son importantes los contenidos, pero de igual importancia, es enseñarles a respetar al entorno  y a convivir con el. Por eso, el tiempo que pasamos en la naturaleza y en la observación de la misma es muy importante. Por ejemplo, los niños de preescolar, piden permiso cada vez que van a arrancar una hoja para alguna expedición. Si existe un insecto en su camino, no lo pisan, sino que lo observan. Se les enseña a respetar y a colaborar con la naturaleza“

 IMG_2130En relación a las familias, Escuela Caracol cree que el proceso de aprendizaje no solo es hacia los alumnos. La escuela involucra durante el año a los papás, en diversas actividades. Una de ellas, es compartiendo el proceso de aprendizaje de su hijo, donde deberán de realizar las actividades vivenciales y participativas que los niños hacen en su día a día. Así mismo cada profesor tiene que visitar periódicamente la casa de sus alumnos. Esto con la intención de no ser dos espacios ajenos uno del otro, sino que en la formación de los niños los actores tienen que estar involucrados y trabajando en equipo.

 Al final de mi entrevista, había una pregunta que tenia muchas ganas de hacer y que estaba basada en el interés y amor que percibía en los profesores cuando hablaban de sus alumnos. Era como si estuvieran hablando de sus hijos y lo contentos que estaban trabajando ahí. Entonces la hice. ¿Qué sistema tienen para contratar a sus profesores? Es decir… ¿Seguramente tienen a un equipo de recursos humanos que hace una selección muy minuciosa de profesores?… Después que sus risas e intercambio de miradas, terminaron solo mencionaron: “ Digamos que ha sido un proceso largo, y que los que quedamos estamos convencidos de lo que hacemos“

Me gustaría que me recordaran como un sujeto que amó a las personas, animales y a la vida

Paulo Freire

 IMG_2191El tiempo siempre es un factor en las entrevistas. Tanto Andrea como Ignacio tenían que encontrarse con sus familias y Maribel me había regalado casi dos horas después de su salida. Sin más, nos despedimos, compartimos datos, abrazos y felicitaciones de ambos lados. Me indicaron el mejor lugar para descansar, y el camino nos alejo.

 “Cuando las cosas están hechas desde esa luz, desde esa esencia, envuelta de verdad y honestidad, con acciones comunitarias y colectivas.. impactan a los demás y es lo que estoy viendo ahora, acá“

Palabras de Ignacio antes de despedirnos.

       

Leer más

Los Patojos. Escuela, familia, comunidad, complicidad

Apenas tenía tres días en Guatemala cuando Los Patojos ya figuraban dentro de las respuestas sobre Educación Alternativa que muchas personas identificaban. Desde Huhuetenango hasta el Lago Atitlan, reconocían al Proyecto que lleva por nombre, la referencia a niño, chaval, chamaco… PATOJO. El acercamiento? redes sociales. Y sin más, ya había fecha de llegada.

 IMG_2307Entre San Marcos la laguna y Jocotenango, hay aproximadamente 70 km de distancia, con un ascenso que supera los 1800 m. Todo un reto para Edubicla, y aun más con la cita ya pactada.

 A mi llegada a Jocotenango, busque a los Patojos. un edificio color rojo intenso estilo colonial, que resalta de las demás construcciones aledañas, no solo por el color, sino por la calidad de sus acabados. Sus portones de madera tallada, sus relieves perfectamente marcados y la calidad de sus materiales, esta a la altura de cualquier escuela privada.

 IMG_2286Juan Pablo, el fundador y responsable de Patojos, es un joven activista, educador, músico, escritor, que fundo este proyecto hace ya 10 años, y que ahora, están inaugurando una nueva etapa del proyecto. Me lo platica al mismo tiempo que me da la bienvenida y descarga un nuevo equipo para el área de música, que pronto, comenta, se convertirá en un pequeño estudio para que los chavos puedan grabar su trabajo.

 El proyecto

 Los jóvenes que iniciaron esta aventura llamada Patojos, son un grupo de autodidactas que junto con Juan Pablo, buscaban y buscan dignificar la niñez y la juventud de su comunidad, por medio del arte, el pensamiento crítico, el juego y el dialogo, como herramientas de cambio social y de paradigmas culturales.

 IMG_2235Patojos esta conformado por dos subproyectos o áreas. Si se le puede llamar de alguna manera. El primero, es la escuela Patojos, que alberga a 175 niños aproximadamente en las áreas de preprimaria y primaria, es decir de 4 a 12 años de edad y que trabajan bajo su propio modelo, tomando algunos elementos que ellos creen importantes de otras pedagogías como Waldorf o Montesori, pero cuidadosamente adaptados a su contexto y realidad.

 IMG_2233Los Patojos como escuela inicial, forma parte del ministerio de Educación, como cualquier escuela oficial del Guatemala, sin embargo, al estar en sus clases y presenciar su manera de enseñar, se encuentran lejos de lo tradicional.

 Paseos semanales a la naturaleza, el arte como bandera de enseñanza, alimentos gratuitos, libertad de expresión y opinión, tiempo para el juego libre, pensamiento critico de su sociedad y los patrones nocivos, son solo algunos elementos que pude observar en mis dos días de estancia.

 Algo importante que se tiene que rescatar, es que los niños que asisten, no pagan cuotas y pertenecen a los sectores populares de los alrededores. Los recursos para mantener el lugar, pagar a sus acompañantes y proveer de alimentos completos y nutritivos, son obtenidos de un proceso arduo de creatividad, relaciones y mucho esfuerzo del equipo administrativo de Patojos.

 IMG_2306El Instituto de Acción Cultural Paulo Freire, es la segunda plataforma de Patojos. Una asociación juvenil que alberga a su vez, un colectivo de mujeres, de periodismo y difusión cultural, de malabaristas, breakdace y músicos, que asisten a partir de las 6 de la tarde hasta las 9 de la noche para formar parte de estas agrupaciones.

 Las edades que oscilan entre los jóvenes, son de 13 a 35 años de edad y son provenientes de Jocotenango y Antigua.

“Nuestros jóvenes son de barrio, ellos son la razón de Patojos“ comenta Juan Pablo al cuestionarles sobre las características de su población.

Todos los acompañantes o profesores de estos colectivos, son jóvenes que le dan igual importancia al desarrollo de la acción, como también, al desarrollo del pensamiento crítico y político. IMG_2214Cada actividad es acompañada con una reflexión de su realidad y de las problemáticas de su entorno, que muchas veces, este proceso desencadena en un proyecto o manifestación, haciendo sonar su vos y opinión en todos los rincones de Jocotenango, y tal vez, también, en algunos sectores incomodos. 

La pandilla

 Al llegar a esta “escuela“ (la pongo entre comillas, porque la misma palabra la encasilla) mi sensación fue de entrar a una enorme fraternidad. Podríamos decir que sería como la antítesis de una pandilla, de esas que delinquen y las vemos en las películas, pero esta, solo con los elementos de una enorme pertenencia y ayuda colectiva.

 IMG_2245Cuando cuestioné a Juan Pablo sobre la capacidad que tiene la escuela y el interés de los jóvenes, niños y familias, de pertenecer al proyecto, él me dice que en las inscripciones, hay filas enormes para entrar a la escuela, pero que por desgracia, no tienen capacidad suficiente.

“No podemos con tantos, ni en instalaciones ni en personal“ comenta Juan Pablo.

Sospecho que es un gran honor ser patojo, lo sospecho, porque cada vez que se presentan los niños y jóvenes, lo dicen levantando la voz y sonriendo “Soy Patojo y pertenezco a tal colectivo“ dicen ellos. Ellos que asisten cada tarde, cada semana, cada mes… donde los acompañantes al dar las 9 de la noche, hora que termina la clase, tienen que invitarlos a irse una y otra vez para desalojar el recinto.

Mi reflexión

¿Qué pasaría si las escuelas públicas de Guatemala tuvieran un sistema similar a los Patojos? ¿Será que en verdad el gobierno Guatemalteco no podría ofrecer comida y acompañamiento de calidad de forma gratuita a los niños y jóvenes, así como los patojos lo han conseguido?¿Será que el discurso de que los contenidos académicos para el desarrollo del país y la forma en la que están llevando a cabo la educación, es la respuesta para tener una mejor sociedad y mejor “calidad de vida“? Dejo la tarea de la respuesta, no solo para las personas de Guatemala, sino para todos los países latinoamericanos que al igual que Guatemala, no están o no quieren dar, una educación integral y de verdadera calidad para sus comunidades.

IMG_2253El ultimo día de mi estancia en los Patojos, el encargado de los colectivos, me invito a presenciar una asamblea, donde convocaron a agrupaciones de jóvenes guatemaltecos y del salvador a conocerse y compartir su trabajo. Durante la convivencia, todos estaban muy contentos por encontrar eco al trabajo que cada uno realiza, y del descubrimiento de un futuro trabajo colectivo. Y eso quizá, es un hallazgo tan poderoso, que puede modificar eventualmente, la realidad de sus comunidades, ciudades y por qué no, del País.

   

Leer más

La resistencia desde la educación según los Zapatistas

IMG_1742

“Existen muchos tipos de resistencia contra aquel que oprime y lastima”, decían en el Seminario Zapatista, acá en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, un lugar plagado de extranjeros y con una economía pujante, oseá poderosa, pero que en los recovecos y casi imperceptible, aun esta la lucha, pero ahora, más madura, más real… menos visceral.

El camino para llegar al Caracol de San Cristóbal, como lo llaman algunos, está más allá del periférico, en una calle de terracería, enmarcada al costado, por una línea de árboles, que al igual que los zapatistas siguen resistiendo y sobreviviendo, pero ellos, la tala clandestina.

IMG_1745El Centro Indígena de Capacitación Integral (CIDECI) como oficialmente le llaman fue construido en el año 2005, bajo la idea de brindar habilidades y mejorar la calidad de vida de jóvenes zapatistas, de las diferentes localidades de las montañas del sureste mexicano.

“Esto no es una Universidad, es una comunidad“, aclara el Dr. Raymundo, director del CIDECI o Unitierra, un mestizo de alto nivel académico, que desde los inicios del movimiento zapatista, “está y estará, porque es un compromiso inquebrantable”, comenta.

IMG_1746El ingreso a la comunidad (CIDECI) es libre y sin preguntas. En la entrada, dos estudiantes de no más de 18 años, me dan la bienvenida y me indican donde puedo encontrar informes. Armando, me señala la construcción donde podré encontrar al Dr. Raymundo y se despide.

Al llegar, un ambiente de paz y música clásica me prepararían para el recorrido, construcciones entre árboles, aroma a pino y edificios armónicamente decorados, son la primera imagen que registro.

IMG_1741“Enrique yo no doy entrevistas desde el 84. Si hay algo que decir, lo dicen los comandantes y los miembros de la junta del buen gobierno”, me responde el Doctor, con una voz pausada, al preguntarle si podría hablar con él y de paso hacerle una entrevista.

Luis, un estudiante, de la comunidad, fue mandado traer, para darme el tour y explicarme sobre la escuela. Pero eso sí, aclarando que solo respondería lo que podía y que las fotos, las limitará a los espacios, no a las personas.

IMG_1760En el recorrido, me explica que la Universidad ofrece talleres de habilidades, los cuales son la base de la escuela. Comenta que “les enseñan lo que se necesita, según su contexto y realidad. Que lo demás… pos no”.

LIMG_1758uis vive en el CIDECI desde hace dos años, al igual que 100 alumnos más, entre mujeres y hombres. El más chico, me dice, tiene 12 años y el mayor, más o menos 30. La escuela es gratuita para los alumnos y cada alumno puede acceder a tres talleres diarios, debido a los horarios que ofertan y a las demás actividades que tiene el centro.

“Es un poco pesado tomar tres talleres, yo solo tomo dos, Carpintería y Música”, comenta Luis.

Al pasar por los talleres, jóvenes zapatistas se preparaban para una festividad del aniversario de su escuela, que tendrían el día de mi visita. Luis dice que cada quien tiene comisiones y que a él le tocó limpiar el auditorio.

 Las clases o talleres que se ofrecen en esta Universidad, más ordenada y colaborativa que muchas de las que he conocido hasta ahora, son: Enfermería, Alfarería, Tejido, Panadería, Tortillería, Mecanografía, Serigrafía, Diseño de ropa, Pintura y arte, Zapatería, Diseño y Arquitectura, Mecánica, Electrónica y Electricidad.

IMG_1751Una vez que los jóvenes egresan de sus estudios, que son alrededor de 3 años, la Universidad, Escuela, Comunidad, les dota de equipo para que al regresar a sus lugares de origen, puedan ejercer su profesión, ayudando a sus comunidades. Esto como forma de resistencia, ya que dotan a sus poblaciones de todo lo que se necesita para ser sustentables, con jóvenes trabajadores, preparados y críticos.

Después del recorrido, mi cuaderno estaba lleno de preguntas que Luis no sabía o que simplemente no quería responder. Él solo comentaba: “Eso yo no lo sé, pregúnteselo al Doctor“.

Mi conocimiento por el movimiento Zapatista siempre ha estado plagado de claro obscuros, lo único que poseía era la versión de la televisión desde aquella noche del 1994 hasta la desaparición de Marcos y su transformación a Galeano. Por lo tanto, mi interés era mucho y estando tan cerca de la persona que podría contarme la historia, me puse nervioso.

IMG_1744La oficina del Dr. Raymundo es un lugar sumamente hospitalario, las plantas, los colores, decoraciones, y música clásica de fondo, hacen tu estancia muy placentera. La plática la inicié de la peor manera, “Tengo muchas preguntas“, le dije, acto seguido, él me miro como diciendo, hace un par de horas te dije que no daba entrevistas, pero no lo dijo. Respiro, se acomodó en su asiento y expreso todo lo que tenía que expresar, una historia que en mi vida habría creído escuchar en primera persona.

 Pero regresando al tema de este proyecto, la Educación, solo puedo decir que cada vez más, reafirmo que nuestro sistema educativo está fallando. Adquirimos conocimientos que no son de utilidad para nuestra sociedad, que no responden muchas veces a las problemáticas de nuestras regiones y poblaciones y que peor aún, en algunos casos, solo en algunos, no están generando personas capaces de tomar decisiones por ellos mismos.

IMG_1755Quizá, los elementos más representativos de la forma en la que están haciendo educación los zapatistas, sean, la colectividad, la igualdad y la regionalización de los conocimientos y la forma de aplicarlos. Quizá el modelo educativo de los zapatistas no es la pedagogía que dará en su totalidad respuesta al sistema de educación de nuestro país, pero lo que si tengo claro que están haciendo una educación más adecuada y real para lo que se necesita.

 

Para aquellos que se preguntan si en el CIDECI no tienen literatura, sociología o demás disciplinas que los académicos ensalzan. Mi respuesta es no, pero sin embargo todos los jueves de 5 a 10 de la noche, tienen asambleas libres, con un nivel de abstracción tan complejo como el nivel de cualquier universidad nacional y extranjera. Y son zapatistas…

 

 

Leer más