Centro Experimental de Artes Integradas, Escuela Libre

Foto de Rancagua

Entrevista realizada a Lorena Becerra Medel, facilitadora del Centro Experimental de Artes Integradas en Rancagua, Chile. Una iniciativa brotada de la insatisfacción de padres, que buscaba otra forma de hacer educación.

¿Cuál es su opinión sobre la educación en Chile?

La educación actual en Chile es bastante sesgada, es muy parcial, se trabaja solo con un área del ser humano, que es la cabeza, el intelecto. Por lo tanto se reprime todo lo otro, se reprime el cuerpo y otros ámbitos importantes como las emociones y nuestros sentimientos. Por lo tanto es coja, en vez de ser una triada, es un aparato con solo una pata.

¿Desde su opinión que necesita la educación?

Necesita justamente incorporar esas otras áreas del ser humano, que han sido durante mucho rato dejadas de lado. Incorporarlas para que la parte del intelecto tenga sentido, tenga fuerza, sea encausada, sea un aporte.

IMG_4295  

¿Nos podrías platicar un poco sobre el Centro Experimental?

Bueno, nosotros nos propusimos trabajar en triada: Cuerpo, corazón y mente, donde buscamos que los niños a través del cuerpo logren incorporar cierto conocimiento de si mismo, con respecto ha: Soy dueño de un cuerpo, lo vivo, con él soy capaz de lanzarme a desafíos, soy capaz de expresar cariño y preocupación al otro. Creemos que esas serían las bases para que el intelecto se fortalezca.

IMG_4298

¿Qué papel juega el contexto social, lo que rodea la escuela?

A ver , en nuestro contexto seguimos siendo un bicho raro, porque la educación tradicional lleva muchos años y a pesar de que esta siendo muy cuestionada, sigue funcionando porque la gente considera que ya esta aprobado, por lo menos aunque haya resultados que nos son gratos, están y se saben cuales son los resultados. En cambio esta alternativa abre puertas desconocidas.

 ¿En el Centro experimental que papel juegan los padres de familia en la educación de sus hijos?

En lo práctico se involucran en las diferentes charlas y escuelas para padres que se ofrecen y en lo cotidiano tiene que ver el asumir ser un modelo, es decir, los papas debe asumir esa responsabilidad de que los hábitos que los niños utilizan son los hábitos de los papas, entonces cuando los padres se empiezan a ver a si mismo como modelos inspiradores de su hijo, empieza a ver un involucramiento mayor.

En su sistema, ¿Cómo manejan el tema medio ambiental?

Acá los chicos tienen un huerta en su escuela, también se les enseña el compostaje , el como se siembre y se cuida una planta. Porque a pesar de que la escuela no cuenta con muchos espacios verdes, siempre tratamos de que las actividades que se realicen sean más enfocadas a nuestro entorno.

IMG_4302

¿Cómo manejan la espiritualidad en el centro?

La espiritualidad no es una palabra que nosotros utilicemos, pero si tratamos de utilizar la afectividad, sería como sacralizar la vida, por decirlo de alguna manera, a través del afecto y el cuidado.

¿De presentarse, de que manera resuelven un conflicto que se presenta entre iguales o entre los profesores?

En el caso de alumno profesor, tratamos de resolverlo en el instante, para nosotros el manejo del temple es importante, donde los facilitadores deberán de verlo como un proceso que esta viviendo el chico y no como algo personal.

Cuando sucede entre los niños, hemos dejado la posibilidad de que lo resuelvan solos, sino se da, entonces buscamos el modo de intervenir.

¿Cuál sería el perfil de los niños que egresan de esta escuela?

No tenemos la experiencia aun, tenemos chico que aun van en 6to básico, pero poseemos un perfil del estudiante, la idea es que sea un niño creativo, que pueda utilizar sus potencialidades tanto a nivel corporal, afectiva e intelectual y que sea una persona que siempre este buscando soluciones.

IMG_4292

¿Cómo esta la escuela en tema legal?

Nosotros no estamos reconocidos por el ministerio de educación, y no buscamos serlo, porque eso significaría amarrarnos un poco al modo y al contenido que el ministro te exige como escuela. La ventaja que esto trae es la libertad que tenemos para experimental a nivel curricular y metodológico en la escuela, y las contras es que se producen en los papas un temor por la certificación y el conocer cual es el nivel educativo en que sus hijos están.

Con que sueña el centro experimental?

Podría ser que fuera más asequible a más áreas del nivel socioeconómico de Rancagua, que fuera un espacio donde los papás pudieran estar y hacer su aporte y como sentirse parte de la escuela, que hubiera mucho más movimiento entre las familias, más de lo que ya hay

   

¿Quieres saber más? visita el sitio web del Centro Experimental de Artes Integradas

Leer más

Escuela Democrática de Humachuco, una esperanza ante la desesperanza del progreso

Escuela Democrática de Huamachuco from enrique cruz on Vimeo.

Hasta ahora entiendo con certeza que para conocer y entender la esencia de una escuela, sus objetivos y sentimientos, es necesario tiempo, tiempo para convivir, tiempo para hacer, tiempo para mirar desde adentro y desde abajo. Avanzando he podido visitar más de 15 escuelas durante 10 meses del proyecto EDUbicla, y hasta ahora, me siento incapaz de capturar su interior, solo puedo realizar una descripción de lo que siento y veo, aderezado con lo que me cuenta la persona que entrevisto.

Esta lección la aprendí con Valerio Narvaes, una persona que con su mirada transmitía más de lo que hablaba. El reto para abrir La Escuela Democrática en una población pequeña como Huamachuco, con las diversas problemáticas que rodean esta población, es y sigue siendo un trabajo arduo y en ocasiones peligroso de alguien comprometido con cambiar realidades.

En un seminario, a mi paso por Chiapas, tuve la fortuna de escuchar una frase del Sub. Marcos, ahora Galeano, que desde entonces forma parte de la memoria de EDUbicla y que recordé durante mi charla con Valerio:

“A ver si hay suerte y alguien se entera, y a ver si hay un poco más de suerte y el que se entera se indigna, y a ver si hay otro poco más de suerte, y el que se indigna hace algo“

 

Valerio es protagonista de muchas pugnas, cada una de ellas del proceso de la indignación y también del hacer algo. De intervenir pues.

La Escuela Democrática nació 8 años atrás, con el esfuerzo de un Peruano que fue capaz de creer en él, a costa de todo. Porque es más fácil atribuirle el mérito de un buen proyecto a otras naciones, antes de averiguar que alguien igual a ti esta haciendo cosas diferentes a ti. Lo menciono porque cuando preguntaba sobre está escuela en Huamachuco el 99% de las personas lo atribuía a “Los alemanes“ reduciendo a nada o peor que nada, el trabajo del fundador, un peruano igual a ellos.

 Mi visita a la escuela fue afortunada. Después de una serie de momentos de suerte, me enteré que si los responsables de la escuela hubieran leído mi solicitud por correo, antes de presentarme a las 7:00 am donde toman el transporte para ir a la escuela, la realidad hubiera sido diferente. Solo aceptan voluntarios con una estancia mínima de 3 meses, para conocer al menos un poco el cómo se maneja, el cómo se realiza. Es requisito desde hace un tiempo.

Mi entrada a la escuela fue un martes por la mañana e inmediatamente forme parte de su dinámica. La primera fue en circulo en el salón amarillo, donde se canta y se convive, donde se brinca y se ríe. Todos participan por elección, porque es divertido, a pesar de que bailar y cantar no es mi fuerte y  Simón no me acompaño en esta ocasión, lo disfrute.

 Citas 2En una de las paredes del salón amarillo había un letrero de las actividades que habría ese día. Cada quien era libre de elegir y distribuir su tiempo, desde el menor de ellos que no pasaba los 3 años, hasta el más grande de quizá 12. No había presión, no había falsa libertad y después persuasión, pero tampoco había desinterés.

Yo tuve la libertad de visitar todas las clases, cada una me atrapaba, en cada una tenia una batería de preguntas sin realizar, para no interrumpir ese desarrollo tan desconocido para mi, pero a la vez tan nuevo y atrayente. Pablo un niño de 10 años que devora libros desde que descubrió el gusto por la lectura, enseñaba matemáticas a otro más pequeño, mientras resolvía una hoja de multiplicaciones que tomo del librero, junto con una decena de ejercicios que están esperando a ser elegidos.

 CitasEn el salón de comunicación, el profesor Enrique Carvajal, un escritor huamachuquino brillante (leí su libro) transcribía un poema en una lamina mientras sus alumnos elegían que libro tomar de la repisa repleta de títulos interesantes. Su salón, lleno de sillones confortables y tapetes, te invitaban a tirarte en cualquier parte del salón. No había mesa-bancos ni sillas incomodas.

El almuerzo se sirve a medio día, todos forman parte del ritual de los alimentos. Platicar, convivir y lavar sus trastos al finalizar, es parte del trato sin contrato.

Como siempre, no basto el tiempo. Mire el reloj cuando Valerio me avisaba que me tendría que bajar caminando, porque solo harían un viaje y ya no había espacio. Eran las 4 de la tarde y ni siquiera había tomado fotos de las instalaciones, fue muy rápido todo.

Solo unas preguntas para la reflexión:

¿Cómo serán estos niños al egresar de un sistema donde su voz y elección es tomada en cuenta?

¿Cómo se enfrentarán a una sociedad acostumbrada a obedecer y no a cuestionar?

¿Cómo será cuando esos niños tenga que ingresar al siguiente nivel educativo y no cuenten con otra opción más que la del Estado?

Quizá el reto más que deberán enfrentar será levantar su voz ante la amenaza que observan todos los días al mirar por la ventana de su escuela, una minera que rompió cristales y daño el suministro de agua de su escuela, justo el día en que Valerio Narvaes levanto su voz por medio de un libro titulado: “Huamachuco: De la bendición a la maldición del oro“ y que sigue siendo presentado en muchas localidades de Perú.

     

 Quiero agradecer la fortuna de encontrar ángeles del camino a mi paso por Huamachuco, nunca olvidare su infinita ayuda.

Leer más

La multiculturalidad hecha educación, una educación llamada La Calandria

IMG_3641

Al igual que en muchos países, Ecuador también cuenta con lugares tan enigmáticos que se vuelven en imán para turistas, que después se convierten en residentes permanentes. Este es el caso de Vilcabamba, un pequeño poblado a 1 hora de la ciudad de Loja, que es famoso por la longevidad de sus habitantes (100 años), sus aguas cristalinas que les dotan poderes sobrenaturales y un estilo de vida que cualquier citadino envidiaría.

Escuela La Calandria es el mejor ejemplo de multiculturalidad hecha educación, que ha nacido en estas tierras. Es un centro educativo de poco alumnado, pero grande en creatividad y espacios. Los acentos que se perciben en el lugar son tan variados que preferí no preguntar detalles y nacionalidades. Muchas de las veces nos etiquetan y clasifican, perdiendo de vista la esencia más importante de las personas.

IMG_3622

Sonia fue la encargada de darme la bienvenida, una europea que había tenido la fortuna de conocer de manera fortuita, dos días antes de mi visita al colegio, en una reunión de voluntarios solidarios para la cruz roja. Rápidamente me dio la bienvenida junto a un grupo de chicos que están jugando en el patio delantero a súper héroes y luchas medievales.

¿Qué opinan del sistema educativo actual? Fue la primer pregunta que hice a Sonia y Tanja, responsables del centro, que me brindaban un tiempo después de sus múltiples ocupaciones como profesoras, administradoras, cocineras, tutoras.

“Considero que te quita un poco la personalidad, donde el poder publico fomenta en que seamos todos iguales, por lo tanto, quita la creatividad, el ser tú mismo. Para después, cuando eres mayor, tener que trabajar para reencontrar eso que perdiste justo en la escuela“

Sonia

IMG_3629

La calandria es una escuela que se fundo en el 2009 bajo la necesidad de contar con una educación diferente a la que se ofrecía de manera publica en Vilcabamaba. Sus fundadores son un grupo de familias que decidieron aventurarse en el laborioso y complicado, pero gratificante mundo de la educación. Claro, no sin antes haber visitado escuelas en el Ecuador que tuvieran una filosofía similar a la que ellas buscaban. Al final decidieron inclinarse a pilares similares al modelo Sudbury.

La escuela cuenta con espacios variados, lo niños no tienen salones fijos, siempre se mueven, siempre hay juego. Tanja me comenta que ellos son libres de elegir si quieren o no quieren una clase, o si esperan afuera mientras los otros toman la clase.

“La opinión de ellos es muy importante, hay que tomar en cuenta lo que ellos quieren“

Tanja

IMG_3654

Justo en ese momento y como muchos seguramente también, me pregunté: ¿Y los niños saben lo que quieren? , ¿Si los niños deciden jugar todo el día, es correcto?, ¿Si es una educación auto-gestionada, serán capaces de sacarla adelante? Y así decenas de preguntas que surgieron en mi cabeza y que intentaba, sin entrar en polémica, cuestionar hasta entenderlo.

Paulo Freire que es un defensor de la educación libre y auto-gestionada comentó:

 En la relación entre el educador y los educandos, mediatizados por el objeto que ha de descubrirse, lo importante es el ejercicio de la actitud crítica frente al objeto y no al discurso del educador en torno al objeto.

Aun cuando los educandos necesiten alguna información indispensable para la prosecución del análisis —puesto que conocer no es adivinar— nunca hay que olvidar que toda información debe ir precedida de cierta problematización. Sin ésta, la información deja de ser un momento fundamental del acto del conocimiento y se convierte en la simple transferencia que de ella hace el educador a los educandos

 

Entonces el verdadero reto para las escuelas como la Calandria es generar las preguntas o las dudas en los alumnos, para que busquen por si mismos y por curiosidad, respuestas en las clases de los profesores. Al menos así lo entiendo. Es decir, los alumnos son libres de gestionar sus clases y conocimientos, pero el trabajo del educador y de la misma escuela, es generar las dudas en los alumnos, las preguntas, que puedan acercarlos a la investigación por medio de sus profesores, las clases.

Claro que en los niños pequeños suena un tanto complicado, pero considero que puede ser posible de igual forma. No quiero dejar de expresar mi creencia que cuando el profesor tiene un programa y planeaciones tan estructuradas de manera vertical, se corre el riesgo que proporcione espacios tan pequeños de movilidad que el profesor no pueda utilizar su creatividad e ingenio para transmitir la problematización que requieren los alumnos para interesarse en ciertos temas.

IMG_3632

Durante mi corta estancia, pude observar claro-oscuros en la forma de llevar este sistema democrático, siempre el factor tiempo es importe. Me hubiera gustado mucho quedarme un par de días y entender a detalle este tipo de modelo, aparte Vilcabamba atrapa, cautiva. Ser voluntario un par de días parecía una buena idea.

La Calandria ofrece educación inicial hasta 7mo grado, que es algo así como de preescolar hasta 6to de primaria en México. Las áreas con las que cuenta son cálidas, armoniosas. El salón de matemáticas, Sociales, Juegos representativos, salón de lectura, comedor, carpintería, y un jardín con múltiples juegos, forman parte de sus instalaciones. Su personal es poco, pero adecuando a sus alumnos. Ellos también son cálidos, relajados, amigables. Pareciera que es el común denominador en estas escuelas donde se respira la libertad.

IMG_3628

Al igual que en otras escuelas, Simón también salió de su maleta, esta vez no bailo tanto. Durante la explicación de dónde nació, cómo se llama, de qué esta hecho, dónde quedo su bicicleta.. él lo hace bastante bien. El que a veces falla soy yo, se me olvida el dialogo, algunas de las veces él me tiene que salvar porque no me acuerdo que sigue.

Después de la platica con los niños, uno de ellos levanta la mano y me dice: Que bueno que eres mexicano, yo también soy, nací en Tulum. Después de eso tuve un guía personalizado, no se separo un segundo, preguntaba sobre México, sobre el viaje, sobre la bicicleta… Hasta ahora no logro recordar cual era su nombre, estaba disperso procesando toda la información de su escuela. Por fortuna me pidió que nos tomáramos una foto con Aro, mi bicicleta.

IMG_3660

Con la Calandria volví a problematizar la idea del proyecto, esa que genero en mi cabeza sobre para donde quiere caminar EDUbicla. Siempre inacabada, inestable, parece plastilina moldeándose. Hace un par de días leyendo un escrito titulado “Una pedagogía de la comunicación“ (un comunicador popular) de Mario Kaplum, donde clasifica la educación en tres modelos

 

  1. Educación que pone el énfasis en los contenidos. Corresponde a la educación tradicional, basada en la transmisión de conocimientos y valores de una generación a otra, del profesor al alumno, de la elite «instruida» a las masas ignorantes.

  2. Educación que pone el énfasis en los efectos. Corresponde a la llamada «ingeniería del comportamiento», y consiste esencialmente en «moldear» la conducta de las personas con objetivos previamente establecidos.

  3. Educación que pone el énfasis en el proceso. Destaca la importancia del proceso de transformación de la persona y las comunidades. No se preocupa tanto de los contenidos que van a ser comunicados, ni de los efectos en término de comportamiento, sino de la interacción dialéctica entre las personas y su realidad; del desarrollo de sus capacidades intelectuales y de su conciencia social.

 IMG_3635

Llegue a la conclusión que no importa si experimentamos con nuevas formas de hacer educación y fracasan, no importa si no convencen o se encuentran defectos. Bien vale la pena intentarlo y modificar en el proceso, que seguir con los modelos uno y dos descritos por Mario, esos que parecieran formar a maquinas en vez de seres HUMANOS y que por desgracia son los que mayormente se encuentran en las escuelas de toda Latinoamérica.

 

 Para el proyecto EDUbicla es muy importante conocer tus opiniones, compartenos tus ideas a través del facebook del proyecto o escríbenos  a edubicla@gmail.com

     

Leer más

Amauta, un espacio de formación y transformación constante

Cuando hubo la oportunidad, platicando con alumnos de primaria y secundaria, hice la pregunta que en ocasiones pone nerviosos a los directores de los centros que visito. ¿Qué cosas cambiarían de su escuela y que es lo que más gusta de estar en ella?

El Centro Educativo Amauta se encuentra ubicado a 8 kilómetros de la ciudad de Loja, una pequeña urbe al sur del Ecuador que es famosa por exportar al resto de sus provincias, platillos típicos, tradiciones culturales y campañas que surgen en estas tierras donde llueve casi todo el año y el clima cambia tan rápido que es difícil planear una salida en bicicleta por la ciudad.

 Amauta 8

La cita para conocer Amauta fue un jueves a las 9:30am. Las indicaciones estaban claras, ir rumbo a la reserva el Madrigal y encontrar el camino de terracería que conduce al Centro. La vía para llegar es inesperada, lo primero que pensé, no obstante no conocer la escuela, fue que los niños que ahí estudiaban, ya contaban con un aprendizaje y un desarrollo diferente tan solo por el hecho de transitar todos los días por esos parajes tan hermosos y más aun, que su escuela estuviera edificada cerca de una reserva natural.

 

Mi llegada fue con mi fiel compañera Araobed y mi host de Loja, otro ángel en el camino que ayuda a EDUbicla. Paulina y yo fuimos recibidos por un grupo de niños que salieron de la escuela al patio frontal a saludarnos e indicarnos por dónde y cómo teníamos que ingresar.

 Amauta 4

Un vaso de agua de piña, un plato de comida deliciosa y una conversación, con los temas más variados propuestos por Khristel, una niña del centro, fueron la bienvenida y la espera de la directora de Amauta que estaba por llegar del Zoológico.

 Mi capacidad de asombro no ha llegado a su fin, a cada escuela, a cada espacio que observo en los centros, me sigue impactando. Amauta no tiene aulas tradicionales, cada aula tiene un propósito y esta adecuado para cada actividad. Aquí los alumnos son los que cambian de salón. Los maestros tienen su espacio “fijo“, pero siempre hay movimiento.

Amauta 6

En Amauta hay claridad de programa, pasos, sistemas… pero un elemento que escuchas y observas en la dinámica escolar, es la flexibilidad. Nada está escrito, todo puede modificarse o cambiar. ¿La razón? La educación tiene movimiento, los alumnos tienen cambios, hay días donde tomar la clase de ciencias o matemáticas, es mejor llevarla a cabo en el rio, en una caminata por los senderos, afuera pues…

 
“Para nosotros es más importante y prioritario, detener clases cuando tenemos un problema o un tema importante a abordar con los alumnos, es decir: Si hay algo interno con los niños o jóvenes que tengamos que abordar, suspendemos clases y resolvemos la situación. Eso es más importante“

Profa. Elsa

   

amauta 2Los espacios de Amauta, son de esos lugares donde te sientes como en casa. Las instalaciones, más que escuela, parecen de hogar, de hogar acogedor y cálido, algo así como la casa de la abuela. La interacción con los niños se dio tan fluida que terminamos entrando a todos los salones del centro para presentarnos y presentar a “Simón“ el títere que viaja en las alforjas de EDUbicla y que sale para amenizar la estadía.

 Los niños están relajados, incluso los más chicos. Todos nos reciben con expectación. Simón es la estrella en ese momento, no habla mucho, pero es un excelente bailarín. Todo su cuerpo se contorsiona una y otra vez al ritmo de la canción de los niños, arrancando risas.

 Por unos instantes olvide las preguntas que siempre hago a los directores, siempre preocupado por exprimir la mayor cantidad de información de los centros. Ahora fue diferente, la verdadera experiencia estaba ahí… en los salones, en la convivencia.

 La pregunta a los alumnos que en ocasiones pone nerviosos a algunos directores, (¿Qué cosas cambiarían de su escuela y que es lo que más gusta de estar en ella?) la realice en un foro donde convocaron a los más grandes de la escuela. Mi intensión tiene un poco de filo, de búsqueda, y la hago cuando hay oportunidad y participación. Todos respondieron lo que más les gusta de su escuela. Sus respuesta creativas, sinceras, inocentes… describían el cómo ellos percibían su escuela y lo que más gustaba realizar en ella. Algunos puntualizaban las diferencias que encontraban en otras instituciones y que les parecían no tan positivo, es decir, la suya era mejor. La primera parte de la pregunta, donde tiene que responder lo que cambiarían, parecía ser respuesta colectiva “Nada, todo me gusta“ respondían ellos.

 Amauta 9

Cuando tuvimos la oportunidad de platicar con Elsa, directora y responsable del centro, note un elemento que poco he observado en los directores o responsable de las escuelas. LA DUDA, la insatisfacción, las ganas de cambio, parecían brotar en cada una de sus palabras. Les pido no me malentiendan, estos elementos que identifique en ella, son los motores de cambio, de seguir caminando, modificando. Recordé por un instante una imagen que me envío Rafaela, una amiga de LA, hace un par de días. Decía algo así:

 

“Enseñar, decía El loco, es enseñar a dudar“

Eduardo Galeano, Los hijos de los días

 

Creo que en la educación siempre tiene que estar el elemento de la duda, de la insatisfacción, porque es ahí donde surge la creatividad, las nuevas propuestas, las formas diferentes de ver y hacer la educación. Porque cuando tenemos todo “resuelto“ o creemos que lo hacemos correctamente, nos privamos del cambio y corremos el riesgo de estabilizar o estandarizar, y estos últimos, son factores muy peligrosos en la enseñanza. Considero.

 Muchas veces o todas la veces, concretar en un escrito la experiencia que percibo y vivo en las escuelas, me resulta un tanto complicada. Pero lo que si tengo claro, es que sin duda Amauta y su gran compromiso con la educación, podría aportar elementos muy valiosos al momento de buscar una nueva mirada, una nueva forma de transformar los centros educativos que han caído en la estandarización y la estabilidad educativa.

 Amauta 7Antes de partir del centro y hacer la tan difícil despida, Elsa nos comenta que el proyecto Amauta ha pasado por una serie de retos y dificultades de todo tipo: financiera, legal, estructural… pero siempre han salido adelante. Entre líneas hace ver que han podido construir un colectivo, no solo en la familia que fundo la escuela, sino un colectivo de Padres, de alumnos, de amigos… que trabajando juntos generan las herramientas que sobre llevan las dificultadas, y mejor aun, las resuelven entre todos y con todos.

 Ya no fue necesario hacer la pregunta sobre el papel que juegan los padres de familia en la educación de sus hijos. estaba claro, ellos formaban parte no solo de la educación de sus hijos, sino de toda la escuela. Ellos son un colectivo, son un nosotros.

 

 

 

 

 

 ¿Quiéres saber más sobre este proyecto? visita https://sites.google.com/site/amautaloja/

 

 

 

 

 

 

 

   

Leer más

Bernarda Ycaza coordinadora pedagógica de Arteducarte, nos habla sobre su visión de la educación

Entrevista con Bernarda Ycaza, Pedagoga, especialista en educación en museos y actualmente coordinadora pedagógica de Arteducarte, un programa de educación artística independiente, dedicado a estimular la creatividad y expresión, fomentar la capacidad de aprendizaje, autoestima y valores de niños y niñas de escuelas primarias desfavorecidas, en Quito Ecuador, a través de procesos artísticos.

 

¿Cuál es tu opinión sobre el contexto educativo actual?

Creo que el tema educativo actual en Latinoamérica y en concreto en el Ecuador, que es donde tengo un poco de experiencia, ha dejado de ser para mi un segmento a analizar o revisar, y se ha convertido en una posibilidad de estudiar un hecho humano y humanízante, es decir, un hecho inherente al ser humano, ya no solamente como un segmento de impacto en la sociedad. Entonces creo que aquí, específicamente en el Ecuador, están ocurriendo cambios, yo diría que cambios acelerados: temas de revisiones curriculares, temas de revisiones de mallas, de formación de docentes, en fin… Sin embargo creo que el hecho educativo mismo, el que sucede en el aula, en este espacio donde ocurre el día a día de la educación, se mantiene todavía con una característica muy tradicional. Seguimos manteniendo evaluaciones, modos de seguir ejerciendo la manera educativa tradicional de hace mucho tiempo.

 Creo que es momento de re-pensar lo que ocurre dentro del aula. Sí con la base de todo lo que propone una estructura ministerial, de todo lo que propone una estructura de política publica educativa, pero también de re-pensar y revisar que es lo que esta pasando en el aula, entre el maestro, la maestra, las niñas y los niños, que son los actores del hecho educativo. Es por ello que Arteducarte, en este caso, quiere impactar directamente en el aula, con los maestros y con los niños, y no con sus estructuras.

¿Qué opinas sobre las nuevas tendencias pedagógicas o propuestas educativas “alternativas“?

Creo que sobre la educación alternativa, he conocido algunos modelos aquí en Ecuador. Algunos que han tenido, digamos, cierto tipo de resultados y otros, creo, que han fracasado. Precisamente porque se salen completamente de la estructura y los niños y las niñas impactados por esos modelos de educación alternativa luego no tienen posibilidades de inserción en el siguiente nivel de esa misma educación; Que ojala y se extendiera a los otros segmentos.

Lo que sí creo es que es urgente y necesario un cambio en la educación, y si es que la educación alternativa va provocar o puede provocar esos cambios, pues que ocurra. Pero es momento de que la experiencia educativa comience a salir del aula, comience a salir de la escuela y comience a atravesar otros territorios y a modificar otros paisajes. Creo que la educación es y se da, no solamente en el espacio escolar, sino en todos los espacios. Quizá a eso se le llame educación no formal o informal… pero la educación a lo largo de toda la vida, creo que es a lo que debe pretender una educación alternativa como tal.

¿Qué opina de basar la calidad educativa en los resultados de los contenidos académicos?

 Creo que tiene que ver mucho con la estructura que cobija, que es una estructura de paraguas… una estructura publica, gubernamental y formal, que sostiene la educación en general del país. Por supuesto, toda esta tendencia a elevar índices de calidad en la educación, a conseguir resultados de éxito en la educación, evaluaciones altísimas en lo que tiene que ver con lo académico y entonces pensar que ahí esta el éxito del hecho educativo, cuando en realidad, lo que se está haciendo, es una especie de adoctrinamiento, en ese sentido y a través de esas formas

Nos estamos alejando de las formas de ver esa realidad por parte de los niños y las niñas que están dentro del proceso educativo. ¿Cómo ellos pueden sentir y mirar, leer o tocar la realidad que les rodea, que les circunda? De otras maneras. Yo creo que eso no se logra aprendiendo a sumar y restar, que es importante para tener un tipo de relación con la realidad, pero no todo. Creo que se logra justamente en experiencias distintas, vivenciales, significativas, a través de otros medios… El arte por ejemplo.

Entonces creo que en el momento en que se entienda eso y se pueda combinar y se pueda caminar de la mano, entre lo que propone una estructura formal, gubernamental, pública y las reales necesidades del niño en el aula, entonces creo que vamos a comenzar un cambio auténtico.

En estos cambios que requiere la educación, ¿qué papel tiene o juega la espiritualidad?

Yo creo que juega un papel muy importante, desgraciadamente hoy se confunde, (y creo que esto es una reflexión de cajón), la espiritualidad con lo religioso y con la práctica religiosa, o como lo llamo yo: “La militancia religiosa“. Creo que la espiritualidad tiene que ver más con… justamente con esta relación intima, natural, inherente al ser humano de relacionarse con el universo que le rodea. Estas formas de percibir el universo que me rodea, desde mi muy intima percepción, desde mi sensibilidad, cómo percibo el planeta, cómo percibo la naturaleza, al otro, cómo me percibo a mi mismo en este espacio y en este momento. Creo que eso es lo espiritual, y también algo muy importante es cómo yo, luego de hacer esta relación con el universo, respondo a esa realidad. Cómo soy con la naturaleza, cómo soy con el otro, cómo soy conmigo mismo, en esa relación. Entonces creo que es importantísimo.

En el tema de las reglas o disciplina ¿Cómo se genera o se percibe en Arteducarte?

Si quisiera utilizar y nombrar la palabra disciplina, ¿cómo manejamos o como conseguimos la disciplina? Que es lo primero con lo que nos topamos al ingresar en el aula, porque hay una disciplina y una norma para poder trabajar lo que hablábamos antes la parte académica y curricular. Cuando proponemos el hecho educativo, cuando proponemos la experiencia artística dentro del hecho educativo como Arteducarte, casi, casi el tema del estar y el ser en ese momento que proponemos… se da naturalmente. Lo único que proponemos desde el inicio para la convivencia, para aprender a convivir juntos, son acuerdos. Acordamos el tiempo que vamos a estar juntos, entre los niños, las niñas, el artista y el maestro, acordamos qué es lo que vamos hacer durante ese tiempo y acordamos como lo vamos hacer. Normas básicas que son: estamos juntos, vamos a vivir este espacio juntos y por lo tanto, vamos a tener una relación con el espacio y con el otro de alegría… de armonía. Créeme que con esos tres acuerdos o con esa premisa, la experiencia artística educativa fluye. A veces nos pregunta: “¿Si el niño no quiere participar?“ el no participar, la elección de no hacer algo.. es también estar en la experiencia, y es interesantísimo e importantísimo hacerle saber a ese niño, o a esa niña, que es observante y observador de lo que esta pasando con los otros. Eso para nosotros es también participar y formar parte de los acuerdos.

¿Qué les dirías a los docentes que quieren ver la educación de una manera diferente?

Comenzaría diciendo que es posible, eso es lo más importante, que es posible. Y es posible en la medida de que, sin tener que dejar tu experiencia de docente, con toda la estructura que tienes a lado, detrás, arriba y debajo, es posible vivir y sentir el hecho educativo de otras formas. Creo que la principal, donde se comienza, es mirándote y mirando a esa otra edad, es que es el niño y la niña. Hasta que ese otro y esa otra sean tú mismo, solo ahí se logra entender y comprender que es posible un cambio en el aula y en la escuela.

Si quieres saber más sobre el proyecto Arteducarte visita: http://www.arteducarte.com/

Leer más