Memorias de Chiapas y un sabor agridulce en la siguiente parada

IMG_1796La entrada a este increíble estado estuvo enmarcado de excelente compañía y de naturaleza abundante. Una combinación tan agradable, que parecía buena idea quedarse unos días., que después se convirtieron en semanas y que al final fue más de un mes.

He aquí algunas reflexiones según mis lentes sobre lo que pude observar y sentir durante mi estancia en Chiapas

 La entrada por la Selva

 El camino inició por el lado de Tabasco, específicamente por Villahermosa. Las carreteras sin acotamiento hacen difícil el recorrerlo, sin embargo, durante nuestro avanzar no hubo mayor problema, quizá fue la temporada, o son carreteras poco transitadas. Por lo que recomiendo esa entrada para hacerlo en bicicleta, si te gustan las montañas, abundante agua, selva en casi todo el trayecto y gente amable que ofrece su ayuda y fruta si así lo deseas.

IMG_1832El embrujo de San Cristóbal

El verde de sus montañas, su gente amable, y no tanto, su cultura indígena presente en cada rincón, sus iglesias y su arquitectura, hacen de este lugar algo inolvidable.

Al caminar por las calles de esta Ciudad, encuentras que la mezcla entre coletos (gentilicio de los nacidos en San Cristóbal), indígenas y extranjeros son los ingrediente secretos y perfectos que han llevado a San Cristóbal ser lo que es. Una gran ciudad, donde encuentras diversión y tranquilidad, arquitectura moderna y tradiciones ancestrales. 

Las historias que escuchas de los extranjeros y nacionales que radican en este lugar, son muy similares. Dicen algo así:

“Yo venia por unos días y termine quedándome acá“ “Conocí a un@ mexican@ y me quede“ “Me gusto para vivir y hacer negocio aquí““ No lo sé, simplemente me atrapo“… lo escuchas una y otra vez al preguntar cuanto tiempo llevan y como estuvo que se quedaron.

 IMG_1836Una española me dio una explicación “cósmica“, que tenia que ver con la energía de las montañas que concentraba en el centro, y demás cosas místicas. Que Igual y puede ser, San Cristóbal es tan alternativo, que todo es posible.

Lo cierto es que, sí, está ciudad atrapa de una manera u otra. La mezcla de culturas, el buen clima, sus costos razonables, son el imán que atrae a ciertos metales. Que sin darme cuenta, surtió efecto en EDUbicla.

 El oficio y sus nuevos aliados

Como ya mencione, el proyecto San Cristóbal, paso de unos días, a casi un mes de estadía. Por diversas razones mi estancia se alargo. La principal, la espera de cicloturistas que tenían la misma ruta que yo y que representaban un confort para múltiples historias no tan agradables de Centro América, que hasta ese momento, coleccionaba en mi cabeza y que paralizaban mi avance.

Debido al tiempo que tenia en la ciudad, decidí hacer un trato con los host con los que estaba ese momento. Alejandro y Esmeralda dueños de Lxs Disientes. El acuerdo trataba de devolver con trabajo la ayuda brindada, ofreciendo mis servicios de mesero, lava trastes y afanador del café, que de paso, hago el comercial: Un excelente espacio, donde puedes escuchar buena música, comer muy rico y lo mejor, a un precio muy razonable.

IMG_20150620_181215Al mismo tiempo que colaboraba en el café, acudí a la casa de la cultura de San Cristóbal para aprender algún oficio o actividad que pudiera enriquecer mi estancia y que de paso fuera a muy bajo costo o gratis. La segunda fue la preferida, una cosa más que San Cristóbal ofrece. En los talleres conocí a personas maravillosas y también a amistades que espero sean capaces de resistir el embate del tiempo.

Simón también nació en San Cristóbal, un títere panzón que es ciclista al igual que yo, y que nació con el único objetivo de acompañarme a las vistas que EDUbicla realiza a escuelas, durante el viaje. Su nacimiento fue toda una esperanza ya que al cabo de 25 días y después de dos veces que mis “acompañantes“ decidieron alargar la estancia, fue él , quién ayudo para no viajar solo.

IMG_1802Al mismo tiempo aprendí grabado, una técnica que por medio de gubias, quitas el material sobrante para formar una figura que a manera de sello, se plasma en cualquier papel que tu decidas. Algo así como una pintura a una tinta, pero que puedes reimprimirla una y otra vez. El resultado, postales EDUbicla que están conformadas por una cebra, una familia en bicicleta y un Zapata al puro estilo del proyecto.

Despedida y una nueva etapa

Cuando pude librarme del embrujo de San Cristóbal y con mi compañero Simón (Mi títere) dando apoyo moral para continuar como inicie. Me despedí de grandes personas y buenas experiencias, para seguir rumbo a Comitán.

Comitán es un lugar que me sorprendió. Primero que es una ciudad grande, lo cual no creía encontrar, con una gran belleza y una gente que representa lo más intimo del mexicano y también la esencia de Guatemala, que en algún lugar de la historia perteneció a ella. 

En Comitán, encontré los últimos ángeles mexicanos del camino. José Luis y su familia fueron los elementos que se necesitaban par salir de mi país con una sonrisa y con el sello que dice: nos vemos pronto,. No sin antes darle un vistazo al último rinconcito de México, llamado Cascadas de Chiflón. Un lugar tan especial que es difícil no volver la mirada.

IMG_20150620_182855Un Canadiense que pareciera haber sido sacado de algún batallón norteamericano, (según las películas holibudense que he visto) algo así como un Robocop canadiense versión deportista y un Suizo que desde ahora tiene todo mi respeto y admiración por su gran habilidad de negociación, sensibilidad y respeto hacia todas las culturas, fueron mis compañeros y ahora amigos, con los que  cruce la frontera de la mesilla. Resulto más amable y pacifica de lo que las historias habían creado en mi imaginario. Ampliamente recomendable si piensas cruzar la frontera con Guatemala, por tierra.

 La frontera pasó y una nueva etapa iniciaba.

 

Guatemala y sus rincones

IMG_2122Al cruzar la frontera me llamaron la atención un par de cosas: México y Guatemala son tan similares que desconozco la razón del por qué estamos tan alejados, cultural, financiera y racialmente. Una verdadera lastima que estemos tan ausentes del pueblo Guatemalteco y de su cultura abundante. No sé a quien darle el crédito, pero sospecho que tiene que ver con la política y con los medios de comunicación.

 La segunda cosas que me llamo la atención, es que las ideas de que Centroamérica es más barato que México y que el Quetzal (moneda de Guatemala) no tiene tanto terreno, es MENTIRA. Ahora el peso mexicano pareciera no tener valor, las cosas son muy caras en Guatemala para nosotros, y nuestro peso no parece recuperarse.

 IMG_2073Cuando vine la primera vez a Guatemala, que fue hace 7 años, mi percepción fue que no somos bienvenidos en Guatemala, pero las razones eran vagas en aquel entonces. Ahora después de haber platicado con muchos Guatemaltecos y de enterarme de las cosas que hacen mis compatriotas a las personas y a la cultura de Guatemala, no se me ocurría otra cosa, más que pedir disculpas, sentir pena por mi gente y hacer todo lo posible para que mi comportamiento reivindique la imagen. Seguro son pocos los que discriminan y ofenden, pero que por esos pocos, los mexicanos no somos bien recibidos.

  EDUbicla capítulo Centroamérica.   Continuará…              

Leer más

Cultura costera, café y mucho calor

             

“La influencia física del paisaje tenia su equivalente dentro de mi, los senderos que recorría no sólo me conducían hacia colinas y ciénagas, sino también hacia mi interior. A partir del estudio de lo que descubría andando, la lectura y mis pensamientos, llegué a una especie de exploración compartida“ 

                                                                                                                                                                                        John Heines

   

BicicletaDe repente el clima cambio, una exuberante vegetación salto de la nada, y de un momento a otro, el calor húmedo me hizo empezar a sudar como si estuviera en un temazcal. Así me recibió el estado de Veracruz después de unos problemas con Arobed, mi bicicleta.

Con un exquisito sabor a café, deliciosa comida y gente muy hospitalaria, Córdoba fue la primera ciudad a visitar. Por la noche, al no conseguir hospedaje, acudí a los bomberos, actividad que se ha hecho frecuente en este viaje. Al principio te piden identificación y te hacen una batería de preguntas con el fin de asegurarse de quien eres y si eres de confianza. Pero una vez pasado esos tramites, te sientes como en casa. Me asignaron rápidamente una cama, me ofrecieron café, pan y una charla que cualquiera envidiaría. Me contaron un sin fin de historias que han vivido a lo largo de sus 30 años de servicio como voluntarios y el cómo se encuentra actualmente la situación de los bomberos.

“Los políticos deberían de ser voluntarios y los bomberos tener un sueldo“

                                                                                                     facebook

Antes de partir de Córdoba, acudí a que revisarán mi bicicleta, ya que días antes había tenido problemas técnicos y era necesario un chequeo. El encargado de la tienda fue muy amable y en la charla me hizo sus recomendaciones de rutas rumbo al puerto, las cuales fueron de mucha ayuda para decidir cual sería el camino a recorrer. Solo se le paso el detalle de comentar que durante la ruta tendría viento en contra, es decir, un doble esfuerzo para avanzar.

IMG_1327Al llegar al puerto, compartí techo con 3 franceses, que a dedo (Auto stop) pretenden llegar a Chile, llevando a cabo charlas en escuelas sobre las maravillas de viajar por este medio y los aprendizajes que adquieres para la vida diaria una vez que regresas a tu lugar de origen. Toda una experiencia hablar con ellos, aunque, en lo particular no sentí muy consolidado su proyecto, pero aun así me sorprendió el cómo lo llevan a cabo.

IMG_1342

Alvarado, Cosamaloapan y Coatzacoalcos fueron los siguientes destinos, y en cada uno de ellos, encontré lugares de cuento, gente agradable, y en algunos casos grandes maestros.

A mi llegada a Alvarado me sentía como si estuviera en Cuba (no tengo la fortuna de conocer, pero supongo que en mi imaginario así sería). Gente con acento caribeño, una cultura de pescadores, historias sobre los oficios del puerto y una población que pareciera la mezcla entre latinos y personas de raza negra. Un ambiente realmente relajado y unas noches llenas de vida por ser la única hora donde el calor no aprieta. 

Sin embargo la situación en el tema de la violencia no ha estado nada bien, todas las personas con las que platique y también con las que me hospedaron, me hacían recomendaciones sobre el cómo cuidarme, a que lugares no tenía que ir y que hacer en caso de emergencia. 

Cultivos de caña y arroz, la pesca de camarón y pescado, y la cultura de la petroquímica, son los sustentos de estas poblaciones que visite,  no obstante, pareciera que el futuro no es muy alentador. en las ultimas tres ciudades, la gente pasa situaciones difíciles en su economía y las opciones laborales no son muchas. Frases como:

  • No podemos sembrar arroz en algunos terrenos porque el gobierno nos pide muchos tramites para el agua
  • IMG_1380Esta siendo muy costoso el sembrar y los apoyos del gobierno son insuficientes
  • El ingenio estuvo mucho tiempo cerrado por falta de recursos y no teníamos a quien venderle la caña
  • No podemos organizarnos, pareciera que todos somos muy individualistas
  • La pesca ya no es la misma, los jóvenes ya no quieren dedicarse a esta actividad
  • Pemex es la única fuente de trabajo en este lugar y si no te dedicas a actividad relacionada, difícilmente puedes sobrevivir

Hacen que haya muchas carencias tanto de infraestructura como en la economía familiar. Pero eso si, sin mermar la alegría en sus carnavales y su gran calidez humana.

Hace un par de meses, leyendo el diario de un viajero español que había llegado a USA después de su recorrido por Latino América, comentaba que extrañaba la calidez del latino y toda su hospitalidad. Cosa que muchos gringos carecen. Y es hasta ahora que le doy toda la razón, ya que no me alcanzaría el DIARIO para contarles toda la ayuda y amabilidad que me he encontrado en el camino de EDUbicla.

 Tan solo unos nombres

Desconocido en carretera que me ayudo con la bicicleta               Esperanza Puebla

Bomberos de Córdoba                                                                      Córdoba Veracruz

María Heidi y su novio                                                                     Córdoba Veracruz

Trans Vision Bike                                                                              Córdoba Veracruz

Anahí y su maravillosa familia                                                         Alvarado Veracruz

Jesús Karreto                                                                                     Cosamaloapan Ver.

Yadira y su gran familia                                                                    Acayucan VeracruzIMG_1335

Mauricio                                                                                             Coatzacoalcos Ver.

En ocasiones creemos que los únicos que tienen la capacidad para aportar a la educación o a nuevos sistemas de aprendizaje, son los profesores o las personas que se dedican a la enseñanza. Sin embargo, creo que también las personas con otras profesiones u oficios, con muy importantes para ello, ya que son capaces de ver desde otra perspectiva, aportando nuevos rituales, nuevas metodologías y el coraje para poder transformarlos.

Continuara…

Leer más

A un mes de emprender la aventura

Un amigo me dijo en una ocasión que el Cicloturista es considerado como tal, una vez que ha recorrido 1000 km en su bicicleta. Un Cicloturista Norteamericano recientemente también me dijo que te haces Cicloturista una vez que tu asiento Brooks ha cambiado de forma, es decir, se ha amoldado a tu pelvis.

Lo cierto es que a un mes de iniciar este viaje, llevo 900 km recorridos y mi asiento Brooks, aun no se amolda a mi cuerpo. Por lo tanto según los “parámetros preestablecidos“ aun no soy un Cicloturista oficial. Sin embargo la etiqueta no es importante, porque hasta ahora Cicloturista o no, he podido coleccionar unas vivencias increíbles y he conocido personas aun más.

Captura de pantalla 2015-04-04 a las 13.05.10

Mapa del recorrido

Las experiencia y paisajes que he encontrado en el camino, han sido muy variadas, algunas de las que quieres salir lo más pronto posible y otras que quieres que no terminen jamás. Así fue como he llegado a Cholula Puebla, con paisajes que quieres dejar atrás y otros que aunque sea subida, te detienes con tal de obsérvalo y en ocasiones fotografiarlo. CAM01521   Algo que me llama la atención es que no importa si ya conocías la ciudad o el lugar en el que te encuentras. En la bicicleta todos los lugares adquieren un sentido diferente, algo así como unos lentes con los que miras de otra manera.

Hasta ahora, he visitado 8 municipios de México y todos tienen algo que vale la pena conocer. Aunque he de aceptar que tengo mis preferidos. Si tuviera que hacer mi top 3 de los mejores lugares, sin duda sería, Guanajuato, Cholula y Querétaro (espero que nadie se ofenda) las razones son, que son lugares que combinan un buen ambiente, limpieza y calidez que se percibe desde el primer día en que estas ahí.

En el trayecto también he encontrado gente que sin conocerme me han brindado un techo, en ocasiones comida y en otras, su amistad. Esto ultimo lo más valioso. Las historias son muchas y los lugares donde he dormido también. Casas particulares, Gasolineras, Estaciones de bomberos, Salones de usos múltiples, plazas de toros y hasta capillas. En todas he pasado un muy buen rato.

CAM01567

Algo que ha cambiado hasta ahora, es que mi cuerpo se despierta justo a la misma hora, casi todos los días. Cosa que ni en 20 años en mi vida “normal“ en la ciudad había logrado. En realidad no sé si sea por el miedo de estar en un lugar desconocido o simplemente mi cuerpo quiere evitar el sol insoportable y prefiere empezar temprano. Aun no lo sé.

Los rituales también han sido muy significativos hasta ahora, como el grito de guerra que invente justo antes de empezar a subir una cuesta. Ese grito o expresión ayuda a dotarle de ironía y gracia al cansancio del día. ¡¡¡Uhhjaaaa¡¡¡, es el grito, y lo hago una vez que termino la subida o antes de iniciarla. En verdad es de mucha ayuda.

También ayuda que cuando no puedo más con el peso de mi bicicleta, recuerdo a un señor del DF que viaja en su bicicleta con más 60 kg, todos los días recolectando comida para sus puercos.

CAM01553

Esta ultima semana y después de buenas experiencias, he decido abrir un espacio en la pagina WEB, dedicado a todos los ángeles del camino, así llamare a la sección, y es dedicado a todas esas personas que de una u otra forma han hecho este sueño más llevadero y que merecen ser mencionados.

Termino esta entrada con alegría y convencido de que es el lugar y el momento correcto para esto, aunque en ocasiones quisiera estar acompañado.

Desde Cholula Puebla. Un lugar muy especial en el que vale la pena quedarse unos días más. Saludos y buena suerte.

Leer más

La despedida y el inicio

CAM01508Después de posponer el viaje unos meses, y de unas despedidas difíciles pero valientes, parto de Guadalajara, mi ciudad, con cinco maletas llenas de sueños, ojos llorosos, promesas no hechas, y despedidas contenidas. En total, 37 kilogramos de peso.

En las primeras pedaleadas miraba fijamente hacia delante tratando de concentrarme en el destino, pero unos kilómetros después, dirigía mi mirada hacia tras, como si hasta entonces coincidirán y se dieran cuenta que siempre si dolía.

En el camino, descubres la imprudencia y la solidaridad mezcladas en trayectos de menos de 30 metros, desde el carro que pasa como si no estuvieras ahí, como el tráiler que hace sonar el claxon y desde su ventana sacude la mano saludándote. Todo un contraste.

El camino fue difícil y cansado, hasta el kilometro 40 tuve mi primer arrepentimiento, no haber comprado mallas para ciclistas y haber elegido los altos de Jalisco, como mi primer destino (las subidas).

Después de haber sido rebasado por un señor de más de 70 años en una bicicleta cargada de aluminio y cables de llanta que recogió en la carretera y sin una gota de sudor, llegue a Tepatitlan. A mi llegada me encontré con Aldo, la primer persona que me daría hospedaje y también la confianza de entrar a su hogar.

   

Leer más