Mini historias sacadas del cuaderno de notas

El viaje esta plagado de historias. He aquí algunas que habitaban en la libreta

 

El llanto liberador y el regalo del adiós

 

Eva Serment es una de las personas más importantes en mi vida. Su carácter recio y su visión de alegría ante la vida, marcaron mi infancia y parte de la adolescencia.

Mi abuela nos dejo justo a 3 meses de iniciar mi viaje. Un dolor tan fuerte que solo fue mitigado con la alegría de haberme dado su bendición antes de que sus pulmones fallarán.

En una carretera del sureste mexicano, que no recuerdo cual. Una emoción de alegría y nostalgia invadieron mi andar y a mi bicicleta, sin siquiera darnos cuenta. Yo y Arobed (mi bici), entramos en un llanto incontrolable por un par de kilómetros. Las personas que viajaban en sus automóviles, en el sentido opuesto, miraban desconcertadas aquel derroche de emoción, y más de uno estuvo tentado a frenar su paso y descubrir que le pasaba a aquel ciclista.

Después de algunos kilómetros de dejar libremente que la emoción brotara y de calmar a mi bicicleta, que también estaba emocionalmente afectada, llego la paz. Aquella mezcla de emociones fue disipándose para finalmente solo quedar la alegría.

Las teorías religiosas siempre me han confundido, eso del cielo y demás cosas, son muy complicadas. Yo solo quiero pensar que esa fue la despedida que la abuela me regalo en medio de aquella carretera desolada del sureste mexicano.

 

El día que dio su bendición y buenos deseos para el viaje.

La pizza de la alegría

 

Eran como las tres de la tarde cuando llegamos a San Salvador. Hacia calor, nuestras ánforas de agua estaban calientes y lo más importante, teníamos un hambre colectiva que apretaba.

Al entrar a la ciudad, nos percatamos que estábamos en una zona “cara“, de esas donde NO se encuentran puestos de comida en la calle o fonditas de comida casera. En vez de eso, encontramos restaurantes Italianos, Japonés, comida Internacional, cadenas gringas de comida no tan rápida, en fin. Nuestra hambre apretaba más y las cartas tenían muchos ceros en sus precios.

Avanzamos más calles y por fin nos decidimos en un restaurante de comida china que no estaba “tan“ caro. El hambre lo justificaba. Cuando estábamos apunto de ingresar y dejar nuestras bicicletas en la calle, una hermosa camioneta gris, con una hermosa familia, bajaron su hermosa ventana, para ofrecernos una hermosa caja, diciendo con una hermosa sonrisa: “Les hemos visto pasar y les compramos una pizza“

Alegría, Risas, camaradería, más risa, sorpresa, gratitud, placer y un estomago lleno, generaron una nube de satisfacción aquel día, en aquellos cicloturistas, viajeros buscadores… que cambiaron todo el estado físico, mental y emocional por una caja, una pizza.

 

Ser mexicano en el Salvador

 

Estábamos acampando en un terreno frente a bares y cafés de la costa Salvadoreña. Un espacio abandonado, usado como taller, que era rentado por un hombre olvidadizo o muy listo. Se le olvidaba cuando le pagabas, y les cobraba a otros por ti, después de que ya estaba pagado. Un tipo muy interesante.

Por la noche estábamos James y otro cicloturista frente a nuestra casa improvisada, cuando un grupo de Salvadoreños deportados de LA, se pusieron muy amablemente a charlar con nosotros… ya saben, las preguntas obligadas: ¿ Cómo se llaman? ¿Quieren una cerveza? ¿De donde vienen? ¿Pero de qué país?, cosas así. Soy Mexicano respondí. Su cara cambio, miradas entre ellos se hicieron presentes, y después de unos segundos, empezaron a contarme historias de cómo los mexicanos tratan a los centroamericanos en EUA y lo amable que podemos llegar a ser. Esto ultimo fue un sarcasmo.

El esfuerzo para cambiar de tema, dispersar la atención hacia el ingles (James), hablar sobre comida y aceptar que los mexicanos que están en EUA son… digamos no tan buenos. No basto para cambiar el tema. La verdad es que cuando existen temas de razas o nacionalidades y alcohol de por medio, la mejor estrategia es hacer uso de todas las excusas que tengas, pero es prioritario alejarte.

Recuerden: El nacionalismo tiene sus cosas buenas y las muy malas. Pero definitivamente hacer uso de él, cuando estas en un país ajeno, con un grupo de personas con malas experiencias con tu gente y alcohol en el sistema, definitivamente no es recomendable.

Cena de 5 estrellas y un cielo de un millón de ellas

 

El Roble es una ciudad pequeña en Costarica donde según nuestro plan y mapa podíamos solicitar hospedaje en la Cruz Roja local , a nuestro paso por la costa.

Antes de llegar al domicilio, que marcaba nuestro mapa, una camioneta roja se coloco justo al costado de nosotros y preguntó un hombre corpulento y de tes blanca , casi saliendo de la ventana, cuales eran nuestros nombres y nuestros países de procedencia, mientras detenía el trafico en una de las calles principales.

Honestamente no le dimos importancia, parecía mera curiosidad y seguimos nuestro camino. Más adelante estaciono su camioneta y nos detuvimos ante su insistencia.

Tanto Bomberos como Curz Roja siempre ayudan a los cicloturistas, ofreciendo un techo donde acampar con seguridad y un baño con ducha incluida. El hombre de la camioneta Roja, tenia una propuesta distinta diciendo: “Quédense en mi local, les envito una cena. Créanme es más confortable que Cruz Roja“. 

Esa noche descubrimos que Carlos era dueño del restaurante más exclusivo de la comunidad, con una vista envidiable, a la orilla de una cadena montañosa.

Esa noche cenamos como nunca lo habíamos hecho durante nuestros viajes. Platillos preparados por él mismo, salían una y otra vez de la cocina. James, Keith y yo, no dábamos crédito. El “Wow“ fue la expresión más repetida durante esa noche.

Nuestros dormitorios incluían dos habitaciones con aire acondicionado y todos los servicios de modernidad.

 Comida

Mexicano secuestrado en uno de los países más seguros de Centroamérica.

 

 Las llantas Schwalbee son las más usadas para cicloturismo. Al menos eso dicen todos. Tecnología Alemana, protección antiponchaduras, bla, bla, bla… Las mías salieron con defecto, se me han ponchado más veces que cicloturistas que llevan 10 veces más kilómetros que yo.

En Costa Rica mis llantas seguían con defecto y en un tramo de 50 km y después de haber parchado 4 veces mi llanta, decidí que era suficiente y levante mi dedo en posición de aventón. Una camioneta tipo combi llego a mi auxilio.

 Yo fui claro y conciso, “¿Me podrían dejar en la antigua entrada a Monteverde?“. Eran solo 30 kilómetros. Lo dije con tanta seguridad porque según yo, esas eran las indicaciones que habíamos dicho justo cuando estábamos planeando la ruta días antes.

Al llegar, baje de la camioneta, me dirigí a una ferretería, compre parches, parche mi llanta, (otra vez), y espere pacientemente a que mis compañeros llegarán. No se cuanto espere, pero cuando empezó a obscurecer sospeche que ellos no llegarían. “Seguro me equivoque de camino“ me dije. Así fue, era un camino distinto a 15 km el uno del otro.

Ese día dormí a un costado de una estación de policía, comí arroz con frijoles que me ofrecieron los vigilantes, tuve ducha y baño justo frente a mi campamento, y hasta café y despensa fueron parte de la despedida. Excelentes personas

Al día siguiente me enfrente a la más difícil inclinación que he hecho hasta ahora y una carretera en tan malas condiciones que impidió mi caminar. Claro no sin antes leer en el Facebook de James, un comunicado que decía:

“Someone has kidnapped Enrique, the token Mexican in the most tranquilo country. Nice irony. Come back some we can reminisce about Mexican food (molotes) and use Mexican slang all day long“

 Monteverde

La súper fuerza del ingles

 

Eran las 9 de la noche cuando llegamos al Aeropuerto. Nuestro vuelo partía al día siguiente rumbo a Colombia, pero no queríamos contratiempos. En la pagina de la aerolínea estaba claro: tanto de alto, tanto de ancho, tanto de largo y claro, el peso. El ingles y yo hicimos hasta lo imposible para adecuarnos. Tiramos cosas, pasamos una y otra vez a la bascula, cortamos y pegamos con cinta… en fin, al final estábamos dentro de lo “permitido“… bueno un par de kilos arriba, pero no era mucho.

“Esas cajas superan las medidas permitidas joven“ dice la persona que nos atendía, con voz fuerte y al parecer con disfrute. !“Claro que no“¡, le conteste. Estuvimos las ultimas tres horas adecuándonos a las medidas. Revise una vez más por favor.

Sin exagerar estuvimos como 2 horas tratando de hacerle entender a la encargada, que unas medidas eran las que indicaba su pagina web y otra, las que ella estaba aplicando. El costo valía la discusión, créanme.

 Después de mucho rato y mucha saliva, nos dieron el pase de abordar, sin costo adicional. Corrimos hacia la sala pasando por dos filtros de seguridad. Yo solo deseaba que mi nacionalidad no generará mayor revisión. “Juro que no traigo droga“, bromee con un oficial al preguntarme sobre mi nacionalidad.

Empezamos a seguir a los que estaban en la fila con nosotros, asumiendo que teníamos el mismo destino. Nos formamos, respiramos y nos relajamos. Al llegar al final de la fila, una mujer nos pide el pase de abordar y nos dice: “Este no va para Colombia, están en otra puerta“

Correr con dos pantalones puestos y dos chamarras no fue fácil, pero corrimos como nunca… no sé en que momento sonó la alarma, pero sin darme cuenta, ya estábamos rodeados de personal de la aerolínea, diciendo en voz alta: ¡“Por qué abrieron la puerta, esto es una falta grabe, llamen a seguridad“¡

Lo que había pasado era que con la prisa de no perder el vuelo, el ingles al llegar a la puerta de abordar (que estaba cerrada) abrió con tanta fuerza que ni el supo explicar después como lo hizo, pero desprendió todos los sistemas de seguridad y candados.

Alarmas, falta grabe, multas, cárcel, castigo… fueron las palabras que sonaron una y otra vez en el discurso de la oficialía mayor del aeropuerto.

La mejor frase que escuchamos ese día fue: “Quizá para la otra no tengan tanta suerte, se pueden ir“

 James caja

Cada una de estas historias fueron desempolvadas de la libreta de notas que siempre viaja en la maleta delantera de Arobed.

 

Leer más

Es posible una educación y un futuro diferente. Escuela Fundamor

¿Cómo encontraron Fundamor? Nos pregunta Luis Miguel al llegar a la fundación. Los hemos encontrado a través de una amiga Argentina, y después de una búsqueda por la red sobre sus actividades, le contesté. Aunque me hubiera encantado haberle dicho que fue muy fácil, que todos hablan sobre sus buenas acciones, en vez de platicarnos sobre la guerrilla que hay en el valle Colombiano.

“Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, existen millones de caricias que construyen la vida“

Facundo Cabral

 

 La finca de Fundamor, está ubicada a unos 40 minutos en bicicleta, de la ciudad de Cali. Para llegar necesitas preguntar un par de veces a las personas que te encuentras debido a que los letreros ausentes de las calles y los números de indicación, son prácticamente inexistentes.

Fundamor fue creada por Guillermo y Virginia, una pareja de empresarios que preocupados por el creciente índice de personas con VIH, decidieron adecuar un espacio donde se les pudiera dar atención psicológica y alimentaria, debido a su condición de vulnerabilidad. Al pasar el tiempo, comenta Silvia, responsable de atendernos, la sorpresa fue que los mismos enfermos también llevaban a sus hijos, y empezaron a dejarlos en las instalaciones. Fue así, que se limitaron a atender únicamente a niños con este padecimiento.

“Al principio nuestra labor se limitaba a atender a estos niños en sus primeros 5 años, que era la esperanza de vida para ellos. Después nos empezamos a dar cuenta que los niños superaban ese índice, y fue ahí, donde nos preguntamos cuál era el camino para brindarles educación“

Una de las características más marcadas en las escuelas donde he estado, ha sido el tema de la seguridad y la distancia que construyen algunas escuelas en relación con su entorno. Este elemento, que también es latente en Colombia, permitió que las solicitudes que Fundamor hacía para continuar la educación de sus niños en las escuelas aledañas, fueran denegadas, por medio o desconocimiento de la enfermedad. Obligándolos a fundar el “Centro de Desarrollo infantil Semillas de Amor“ como respuesta educativa para los niños y niñas de la organización.

En el año 2012 Semillas de amor gana el premio ALAS BID*, al mejor Centro de Desarrollo Infantil Temprano, provocando que el gobierno Colombiano le proponga abrir sus puertas a la población de niños sin VIH de las comunidades aledañas. Dando como resultado que Fundamor atienda actualmente a 150 niños de las comunidades cercanas y 10 más que viven dentro de la fundación de manera gratuita con la ayuda del sector privado y con apoyo del gobierno.

La maestra Elizabeth es directora académica de este centro y la responsable, por fortuna de nosotros, de darnos el tour por sus espacios. Ella nos guía por las diferentes áreas de la escuela pero nos advierte que hemos llegado justo en el momento donde los niños duermen y que encontraremos mucho silencio.

MariposasEl departamento de psicología, odontología, comedor, cocina, trabajo social y administración, forman parte de un conjunto de espacios que están rodeando la Escuela semillas, que citando a Elizabeth, es un espacio que más que escuela es un hogar. Donde no existen salones de clases y donde los niños están en constante movimiento.

Espacios Significativos y Pertenencia

Al llegar al área donde están los niños, Elizabeth nos explica que cada grupo esta dividido por temas o proyectos. Estos son elegidos por los niños, padres y profesores al inicio del año y serán la base para desarrollar los aprendizajes y también, la manera de entrar a convivir con la naturaleza. Mariposas, Abejas, Ardillas y Lagartijas son los temas que eligieron y el nombre con el que los niños se identificarán durante todo el ciclo escolar.

Los espacios donde los niños transitan durante su estancia en Semillas, son un conjunto de salones “Espacios significativos“ pensados y dirigidos cada uno, con un objetivo particular y actividades que potencializarán los conocimientos y actitudes de los niños.

“No queremos tener a los niños sentados, calladitos… Queremos a los niños en movimiento, jugando, explorando…“

 

Salon del silencio El salón de pensadores, es un lugar destinado a la escucha de cuentos, reflexiones sobre temas de la naturaleza, moralejas y todo donde se necesite un trabajo reflexivo. Claro que mi primer pensamiento, fue que los niños de esa edad difícilmente se quedarían quietos a reflexionar, pero bastaba con estar unos minutos en el salón para darte cuenta que eran capaces de realizar reflexiones e interactuar con el tema que la maestra abordaba.

 Salón de malabares, Salón de constructores, Mi mundo mágico, Mentes creativas y explorando la ciencia, son las áreas que conforman el modelo que Semillas ha decidido llevar a cabo en sus instalaciones y donde se respira un ambiente de paz y tranquilidad, pero sobre todo una escuela pensada para los niños y no para los adultos y desde los adultos.

 Al llegar a la parte abierta del recinto, una zona de 3 hectáreas aproximadamente y donde el verde es predominante, nos guían a la Casa del Silencio, una construcción de bambú y elemento de madera donde según nos comentan, es una de las zonas más importantes para el desarrollo de los niños, debido a que es donde los profesores llevan de manera regular a sus alumnos, para realizar meditación, relajación, donde se resuelven los conflictos que se presentaron, llevan a cabo obras de teatro y donde también se les da masaje de relajación y expresión de sentimientos, según sea el caso. Comenta Elizabeth.

 Salon creativoOtros espacios que están en el área abierta, son la casa de la alegría, laberinto natural y el parque infantil, que al igual que las demás áreas están destinadas a cumplir una tarea específica.

“Nuestra metodología es una mezcla de Waldorf, Metodología en Proyectos y Metodología de Cerebro integral. No buscamos encasillarnos, sino que nuestra intención es tomar lo que para nosotros es importante de cada una, adaptándola a nuestro contexto“

 

Durante el recorrido nos presentaron a Camilo. Un adolescente que ha vivido en Fundamor desde que estaba pequeño y que ahora sueña con ser futbolista. Estuvimos compartiendo los alimentos con él y charlando sobre el futuro, La bicicleta, el fútbol y los sueños que tiene. Él sin saberlo demostraba en cada línea de sus palabras la verdadera esencia de Fundamor. Después de su encuentro, omití de mi batería de preguntas, la que pedía describieran como era un niño egresado de su escuela. Estaba claro.

No tuvimos la oportunidad de conocer a un adolescente más, que al igual que Camilo había crecido en Fundamor y que 15 días a tras se había graduado de una carrera técnica. Su ausencia de debía a los arreglos de la etapa siguiente de su educación.

Semillas es quizá el ejemplo de que “sí es posible“ una educación diferente, una que no pretende responder a intereses económicos ni a egoísmos de estructuras. Ellos demuestran cada día que no es fácil luchar contra una enfermedad tan letal como es el VIH, luchan porque la población aledaña a sus instalaciones y de posibilidades económicas bajas, cuenten con una educación de calidad a costos casi nulos, luchan por que la vida no se apague y que las probabilidades sean más de las que se esperan, luchan por llevar esperanza, pero también, por encontrar cómplices, de esos que pueden hacer mas llevadera la carga.

laberintoProyecto Mandivá

Después de la entrevista con Elizabeth, compartir alimentos con Camilo, conocer a personas tan comprometidas con el proyecto y conocer a los niños despiertos. Tuvimos la fortuna de conocer al fundador, el Sr. Guillermo. Coincidíamos “coincidentemente“ con él. Nada es coincidencia articula en vos baja, sonriendo y con mirada hacia el frente. Rápidamente nos preguntó el por qué nos íbamos tan rápido, y después de las presentaciones obligadas, resulto que otro proyecto llamado Eco-aldea Mandivá estaba dentro de nuestra ruta al sur y teníamos la invitación de conocerlo.

Es una extensión de Semillas, dice el Sr. Guillermo, creemos que es importante poder llevar nuestro proyecto a otros sectores. El tema es construir un espacio donde por medio de talleres, podamos intentar cambiar la realidad de muchos niños, jóvenes y adultos de Mandivá. Una zona víctima de la guerrilla, poco flujo de dinero y problemáticas sociales.

Nuestra llegada a Mandivá fue rápida, nos ofrecieron un espacio donde descansar y al día siguiente estábamos listos para formar parte de un evento de inauguración de un área de la Eco-aldea, como invitados peregrinos.

ExplicaciónLos talleres impartidos en Mandivá son tan diversos que no alcanzaría este artículo para explicarlos todos. Van desde Agricultura orgánica y preservación de semillas, como clases de pintura y emprendurismo para jóvenes, talleres de cocina para señoras y un salón de música, expresión corporal, etc.

Siempre que termino una entrada para este proyecto, existen preguntas que siempre vuelan alrededor de mi cabeza, siempre las mismas. Sin el ánimo de ser repetitivo en cada escrito, se las comparto: ¿La relación calidad y precio en la educación deberá ser una constante?, ¿por qué si instituciones como semillas puede brindar educación de calidad a un casi nulo costo para sus familiar, es imposible para el gobierno con tantos recursos?, ¿En las escuelas alternativas y tradicionales, estamos dando respuesta a las necesidades de los niños… o de los adultos que laboramos y creemos que es lo más adecuado?, ¿Cuándo dejará de ser la educación un negocio tan lucrativo, y caminar de la mano con la mala calidad de la educación gratuita?

 Es de suma importancia ver con otras exigencias la educación, necesitamos dejar de pensar en las necesidades de la sociedad, del sistema, y voltear  a ver las necesidades del niño, del joven, de la persona. Educar para construir estructuras saludables en sus emociones y sentimientos, y no como futuros generadores de progreso y divisas.

*Los Premios ALAS-BID reconocen el trabajo de instituciones educativas y personas de América Latina y el Caribe que se dedican a mejorar las vidas y los aprendizajes de los niños y niñas más pequeños, incluso en circunstancias difíciles.

Leer más

Cosas que no pueden faltar para realizar un viaje “largo“ en bicicleta

 

Cada viaje es tan distinto como tipo de personas existen en el mundo. Por ello , la información que aquí se escribe esta basada únicamente en mi experiencia, vista desde mis anteojos. Quizá algunos viajeros coincidan o quizás no, pero el objetivo es transmitir las cosas que no tienen que faltar al iniciar un viaje, o en su defecto, adquirirlas durante el proceso. Esto ultimo no muy recomendable.

 Existen muchos tipos de cicloturistas recorriendo las carreteras de América. Cada uno con su forma de viajar y cada uno con su tipo de bicicleta. Pero quizá el factor más determinantes es el presupuesto que tengan para realizarlo.

 En el salvador conocí a Johannes, un alemán que experimentaba, por primera vez, las “maravillas“ de viajar en bicicleta. Lo pongo en paréntesis porque fue en palabras de él: «Fue todo un martirio los primeros día, después la pase increíble«. Él recorrió países de Centroamérica en una bicicleta maltrecha, con poco mantenimiento y con lagunas piezas en muy malas condiciones. Sus alforjas eran un par botes de plástico que pueden conseguirse en las ferreterías fácilmente. Su técnica consistía en recortar un rectángulo a un costado de cada bote, a manera de puerta. Que después fue unido con un par de bisagras y un broche que facilitaba el abrir y cerrar. Estas alforjas improvisadas, llevaban también un mecanismo de agarre al rack, que no era más que dos soleras dobladas en forma de gacho y atornilladas a los botes con firmeza. Este sistema infalible, le permitió sortear la lluvia y el recorrido centroamericano. Claro que con sus ajustes pertinentes a cada ciertos kilómetros, y porque no, un tanto de surte y buena fortuna.

11993186_946081722121476_1834877986_o

 De la misma manera también, uno se encuentra con el lado opuesto de la historia. Cicloturistas que desde su país de origen, cuentan con el más sofisticado, ligero y durable equipo de viaje jamás visto por algunos. Tiendas de campaña que desafían la gravedad por su ligereza, Sacos de dormir que soportan varios números con el sigo de menos y que caben en una bolsa de sabritas, Ropas térmicas, Ropas strech, ropas reflejantes, Ropas para calor… gorras especiales, equipo de alforjas de marca alemana y una bicicleta que fue específicamente creada para su forma corpórea. Es decir, solo para el.

 

En fin, creo que lo que más importante es disfrutarlo y vivirlo como una de las mejores experiencias. Sin embargo existen artículos y recursos que son muy necesarios para la supervivencia, ya sea que lo sustituyas con tu ingenio, o lo compres en la mejor tienda de montaña o ciclismo. Pero no deben faltar en tu inventario, tanto material como mental.

Bloqueador Solar

 No importa si tu piel es blanca o morena o si estéticamente quieras mantener tu color, o que tu apariencia no te importe. El usar bloqueador solar es un tema de salud, por lo tanto de suma importancia para llevarlo en tus maletas.

 DCIM100GOPRO

Maletas Impermeables (Alforjas)

A pesar de que en tu plan de viaje no estén contemplados los meses de lluvia o lugares lluviosos, nunca puedes saber a ciencia cierta como cambiará el clima o si por alguna razón te encuentras en lugares con agua.

 Un amigo con el que rodé varios países centroamericanos, tenia que realizar todo un ritual de bolsas plásticas y recubrimientos especiales a sus maletas, cada vez que una nube amenazaba su andar. No me imagino como sortear un día cansado y lleno de desafíos, con tus cosas mojadas al final del recorrido.

 En mi experiencia la mejor marca de maletas para realizar cicloturismo, es sin duda Ortlieb. Una marca alemana que vale cada centavo de inversión.

 Ortilieb

Equipo de Descanso

 Terminar un recorrido pesado y de mucho esfuerzo físico con un incomodo y deficiente equipo de dormir, definitivamente no es una opción. Es muy importante poder descansar correctamente. Para ello es necesario contar con 4 artículos indispensables:

  • Una carpa confortable y ligera (lo ideal es que su peso sea menor a 2 kilogramos)
  • Un aislante térmico y placentero (Existen muchas opciones y diferentes diseños)
  • Un saco de dormir que pueda cubrir del frío y pueda ocupar un pequeño espacio
  • Saco de tela para los climas cálidos (También sirve para protegerte de los insectos)

 IMG_20150909_141201

Ropas y accesorios

 Sin duda la prenda más importante para mi viaje son los short de ciclismo, sin ellos, me encontraría en serios problemas de confortabilidad.

Otra de las prendas muy necesarias es una chamara o chaqueta impermeable. En algunos países de clima cálido podrá no ser necesaria, pero una vez que entres a regiones frías y con lluvia, habrás deseado haber invertido en una buena chaqueta. Créeme es una de las mejores inversiones.

 Impermeable

Herramientas y Repuestos

 Multiherramienta, Bomba de buena calidad y con diferentes entradas de válvula, parches para pinchaduras y una navaja, no pueden faltar en tus maletas antes de salir de viaje.

Plan General

 No es necesario que planees todo tu viaje, punto por punto, ruta por ruta. Solo es necesario que tengas un plan general, un plan maestro, un destino. De lo contrario, es fácil que puedas perderte entre tantas experiencias y lugares que vas conociendo. Sin duda encontraras cosas y lugares increíbles, pero siempre tienes que tener claridad que adelante, aun falta más. Para mi ha sido muy importante poder saber donde y más o menos cuando terminare este viaje, y con ello, no dejar de avanzar.

Motivación

 Para un muy buen amigo que conocí en el viaje, su motivación más importante y poderosa, es que durante muchos tiempo había deseado recorrer Patagonia en bicicleta. Ese pensamiento que tuvo por algunos años en el pasado, es su motivación matriz o fuente de energía. Claro que el viaje mismo, te va dotando de motivaciones diferentes y más pequeñas como: conocer tal lugar o recorrer tal carretera, comer tal comida… pero esas pequeñas motivaciones van acompañadas de una más fuerte, que es por lo general, la razón por la cual estas realizando el viaje, y la deberás cuidar y tener presente durante todo tu recorrido.

Edubicla 3

Confiar en tu instinto

 Esta habilidad es difícil adquirirla antes de partir. No es como comprarla o generarla antes del inicio del viaje, sino que deberás de construirlo durante tu recorrido. Las situaciones y conflictos que se presentarán son tan diversos e irrepetibles que tendrás que confiar en tu instinto para elegir entre A o B y asumir las consecuencias de tu decisión.

 James, un cicloviajero muy experimentado, lo define como:

“La diferente entre sueño y realidad es la acción, entonces, cada vez que el miedo en alguna situación de tu viaje se presente, tienes que actuar y confiar en la acción que realizas, sea cual sea tu postura. Encontrar una solución en el momento y confiar en tus habilidades.

Un viaje sin problemas no existe, no es una aventura. Entonces deberás aprender a confiar en la manera en que lo solucionas“

Otros, que son necesarios pero prescindibles

Equipo electrónico con el que puedas estar conectado y para revisar mapas y rutas. Es necesario pero puedes no traerlo y pasarla increíble.

 Una sonrisa y habilidad para bromas. Bien puedes no tenerla, pero creo que es importante para suavizar los días malos.

Pertenecer a comunidades de cicloviajeros que puedan brindarte ayuda y consejos cuando algo no cuadre, y también para conseguir algún hospedaje

 

Buen viaje

 

 

 

Leer más

Reconstruyendo memorias Centroamericanas, después de los cinco, los ocho y finalmente los tres

IMG_2419

“A place to stay“ en Antigua Guatemala, fue el lugar elegido como punto de encuentro con otros cicloviajeros. Todo parecía planeado. Eran las 10 de la mañana cuando conmigo sumábamos 4, India, Inglaterra, México y USA fueron las nacionalidades que por coincidencia, coincidimos.

Cuando cada uno desde su rincón del planeta, comenta a sus semejantes lo que tiene planeado hacer “Voy a dejar todo, he irme en bicicleta hasta….“ la mayoría de las personas reaccionan con sorpresa y mirada que se puede interpretar como “Qué locura es esa?. Pero cuando estás con personas que están haciendo los mismo que tú, y que no es para nada una locura, sino que forma parte de una realidad más que concreta, la sensación es tan gratificante que es imposible no sentirse como en casa.

11705292_10101064854671735_2809477455921329192_nLa risa, la camaradería y la alegría de poder pedalear en línea, fue el ingrediente de los próximas jornadas, bajo las líneas Guatemaltecas. Cada uno con su ritmo y su forma, fuimos poco a poco leyéndonos.

Guatemala es un gran país, lleno de cultura y personas sorprendentes. Muy similar a México, pese a quien le pese. El Quetzal es su moneda y su símbolo nacional. Sus intimidantes montañas son las más difíciles de Centroamérica. Para acceder a ellas, a cambio tienes que ofrecer “sudor y sangre“… bueno no tanto, pero si es muy difícil.

11537577_10205618720680067_2876659091575189180_oFinalmente después de la ofrenda a Guatemala, cruzamos la frontera rumbo al Salvador. Éramos una banda de ciclistas adentrándose en terrenos salvadoreños, descubriendo a cada pedalada las maravillosas sorpresas culinarias del país.

Las pupusas fueron nuestro tesoro mejor encontrado y también la fuente inagotable de energía para seguir avanzando (1dls x 3 pupusas)

 Cuando llegamos a la costa del salvador, descubrimos que un mexicano había contactado a Omar, nuestro integrante indio, por medio de la red, donde anunciaba un posible incremento del grupo de 5 a 8. David de México, Johannes de Alemania y Jorge de Chile, fueron los nuevos tripulantes de está pandilla.

 La convivencia siempre es complicada, pero siempre pudimos coincidir y adecuarnos a los diferentes ritmos y elecciones de los todos, para que la maquinaria funcionará. “Al menos sin tanto alarde“. Fue así como llegamos a León, después de atravesar el golfo de cortes en lancha. Un recorrido que permite viajar del Salvador a Nicaragua sin la necesidad de pasar por Honduras. La verdad es que creo que no es tan peligrosa, pero en consenso se decidió que nos privaríamos de tan “peligrosa“ experiencia.

 En lancha, de la Unión el Salvador a Potosí Nicaragua, es un recorrido de 3 horas aproximadamente, con un costo de 30dls por persona. Si algún día llegan a hacer este trayecto, tomen en cuenta que llegarán encantados por el paisaje, pero también completamente mojados por el movimiento de la lancha.

 11738002_1014107735290317_5418738704210817846_nDurante el trayecto, experimente uno de los sentimientos más fuertes de libertad y plenitud de este viaje. Honestamente no sé si fue la combinación de paisaje, viento con brisa, que después se convirtió en chorros de agua, pero bastante agradable, la complicidad entre los otros, que viajábamos y nos adentrábamos en terrenos nuevos, sorpresivos, inciertos… o la combinación de ambas.

 Al llegar a migración, mojados y cansados de tanto sonreír, caímos en cuenta de lo tarde que era y de lo difícil que era encontrar a migración abierta. Al vernos, un guardia de Nicaragua acciono las alarmas por medio del celular, e inmediatamente llegaron dos responsables de migración que no paraban de girar la cabeza en sentido negativo, mirando al lanchero, como responsable de tan inconsciente acto. Nosotros no sabíamos que ocurría.

 Este incidente nos permitió ser entrevistados por oficiales nicaragüenses (solo los mexicanos) sobre nuestro primer recuerdo de la infancia, la fecha de nacimiento de nuestra mascota, las veces que habíamos ido al baño hace tres días y si nos dedicábamos a traficar droga… en fin… se entiende por la situación de México. Finalmente y después de dormir en la estación migratoria, nos dejaron ingresar al país.

 León fue nuestro destino después de la frontera y el lugar donde la pandilla tomaría distintos caminos. Al llegar a cada ciudad o poblado la tarea principal después de comer y beber algo, es buscar hospedaje. Así que David, un mexicano con habilidades de negociación y elocuencia sobresalientes, encontró una casa que había sido un cuartel de la guerrilla en Nicaragua y que era habitada por ex-revolucionarios Sandinistas. Si… auténticos revolucionarios que lucharon por su patria y que ahora compartían su “casa“ y sus historias con nosotros, por un costo de 1dls por noche, por persona.

 “El Bunker“, bautizado así por sus características e independencia con el exterior, fue nuestro hogar por unos días. Pero eso si, sin contar con la tan anhelada privacidad. Unas noches era el escenario de fiestas memorables y otros, de conciertos que retumbaban en las paredes de todo el Bunker, haciendo difícil el dormir.

 11838649_10207556524098964_8506140419887202571_oFinalmente después de 4 días en León, 3 de los 8 ciclistas, decidimos que un martes de Julio, era momento de partir. Las razones? Diversas… pero muy sanas. Ya era momento.

 Sensaciones de libertad y alegría experimente de nuevo en la carretera. Las crónicas de un Indio, un ingles y un mexicano (como el chiste) daban inicio, en uno de los países más hermosos que he conocido y que desafortunadamente esta empolvado y descartado como destino turístico por muchos.

 Granada fue nuestra siguiente parada después de la capital. Una ciudad colonial con un atractivo arquitectónico y social muy interesante y atrayente. Nuestra estancia duro tres días. Suficientes para descubrir que es un lugar obligado para regresar en otras circunstancias, en otro tiempo.

 Viajar en compañía es increíble, pero también tiene sus inconvenientes. En un trayecto de no más de 80 km rumbo a Rivas, perdimos a Omar, o el nos perdió a nosotros, no lo sabemos. Este tropiezo hizo que pedaleáramos mas kilómetros, echáramos a andar la maquinaria imaginativa pensando en todas las posibilidades del cuento, hacer entrevistas a cada persona en la carretera descifrando el paradero de nuestro amigo, fue la tarea por un par de horas. Finalmente nos contactamos por internet, después de haber dormido en distintas ciudades.

 Ometepe, lugar donde nos reunimos con Omar, es una maravillosa isla de más de 200 Km2 de extensión, dos volcanes decorando su geografía y una población de monos, caballos y otros animales en completa libertad, respetados por los habitantes.

 La distancia entre Rivas y la Isla de Ometepe es de 1.30 horas en ferry. El costo para llegar a la isla es de menos de 2 dls, pero por desgracia, depende del humor del cobrador, de la buena suerte que lleves ese día y de que tan extranjero sea tu aspecto. Para nosotros la experiencia fue increíble, acampamos dos días en la playa a un costo de $0 pesos, comimos gallo pinto(arroz con frijoles) con queso y huevo casi todos los días con un costo de $1.5 dls y recorrimos casi toda la isla en nuestras bicicletas en compañía de Christophe (Alemania) y Pablo (Argentina) sin gastar un centavo en transportación. Un verdadero paraíso con la mejores compañeros de viaje.

11807099_10205948026352503_2872071259886683416_o Después de la maravillosa Nicaragua, era difícil que algo nos sorprendiera, y aun más que estábamos por entrar al país más caro de Centroamérica, Costa Rica. Caminábamos rápido, gastábamos poco, nos limitábamos a cuestiones básicas. Los Bomberos, pero en su mayoría Cruz Roja, hicieron que nuestras noches tuvieran un techo, algunas con internet, otras con cocina incluida y solo algunas con cuarto privado y aire incluido. Efectivamente es un país caro, pero ya lo esperábamos. Lo más sorprendente es su dinámica social, la gente vive desconfiada, el primer contacto es un tanto difícil. Es irónico como en el país más seguro de Centroamérica, las personas son tan temerosas. No me mal entiendan, nos ayudaron muchas personas, de hecho personas increíblemente solidarias y amables, pero, después de pasar la barrera de la presentación, la charla, la desconfianza… no éramos un peligro finalmente.

 11892189_10153574959597792_8883635271424182151_nPanamá llegó muy rápido. Animados y fuertes pedaleábamos con más firmeza, teníamos más confianza. Tal vez porque sabíamos que era la última etapa de Centroamérica, tal vez porque sabíamos que pronto descansaríamos, o tal vez quizá, porque estábamos más sincronizados más conectados.

 Cuando finalmente llegamos a la capital de Panamá y después de cruza el puente de las Américas, nos encontramos con un monstruo de ciudad, enormemente moderno, desigual, con un derroche económico en su infraestructura, que muchos la conocen como el Dubai de Centroamérica. Ahí conocimos a Vanessa y a su hijo Manuel, nuestros ángeles del camino que nos ayudaba a concluir esta etapa. Una difícil, porque era justo aquí donde nos despedíamos de Omar.

 IMG_2470Después de los preparativos pertinentes, reflexiones sobre lo que estaba por llegar. Caímos en cuenta que era el momento de despedirse. Nuestro compañero de viaje, amigo, compa, wey, cocinero… estaba por bajarse del tren. Un tren que duro dos meses y más 2,000 Kilómetros de recorrido, estaba por perder a un integrante. Todos sabemos que así es esto del viaje, hay encuentros y desencuentros. Pero no dejas de lamentar la circunstancia.

Finalmente dijimos adiós. La historia del chiste de: “esta era una vez, un indio un ingles y un mexicano… llegaba a su termino. Subimos a al avión que nos llevaría a nuestro próximo destino para iniciar una nueva etapa.

 

Continuará…

Leer más

Un encuentro de “alternativas“ educativas y una invitación al cuestionamiento

IMG_2678

Atravesar el Tapón de Dairen fue nuestra interrogante durante un par de semanas antes de llegar a la capital de Panamá. Las opciones más fuertes: Encontrar un modo de atravesarlo en lancha, utilizando varios transbordos y visitando algunas islas, con la promesa de una aventura épica, o volar de Panamá a Colombia sin escalas y con nuestras bicicletas seguras y empacadas.

Nuestro vuelo arribó a la ciudad de Medellín por la mañana. Estábamos listos para darle la bienvenida a la tan esperada Colombia. Claro, no sin antes pasar un poco de inconvenientes con la aerolínea, con el transporte del aeropuerto y finalmente con un robo frustrado en el centro de la ciudad. No sé preocupen todo bien.

Desde mi visita a Guatemala en la escuela Patojos, sabía que en el mes de agosto se llevaría a cabo un evento de educación alternativa en Bogotá, y que EDUbicla tenía, sin duda, que estar presente. Así que sin más, compre un ticket de bus para Bogotá y me despedí de AROBED (mi bicicleta) por unos días.

IMG_2669El primer contacto con la Semana de las Educaciones Alternativas 2015, fue en una charla organizada en la Universidad Nacional de Bogotá. El exponente? Pedro García Olivo. Un español que se define a si mismo como anti-pedagogo. Concepto que no había escuchado y que atrapo, desde sus primeras palabras, toda mi atención.

 Pedro es un tipo delgado, de aspecto sereno y con huellas del tiempo en su rostro. Escritor, pastor, agricultor y ex-profesor, son las palabras que escuchas cuando se presenta en el foro. Desde el inicio, su crítica a la escuela como institución y al profesor como escuela ambulante, son tajantes.

La escuela es un dispositivo de encierro, una ruptura abismal de la realidad. El alumno es un participe no libre, un interlocutor forzado. La concepción del “niño“ es un concepto que fue creado para establecer una categoría y poder encerrarlo.
El Profesor es una escuela ambulante, ejerce 24 horas al día fungiendo como una escuela portátil. Es un educador mercenario, tiene el lema y filosofía de mandar para obedecer. Trata al estudiante como un bonsái: lo guía, lo limita, lo “encamina“. Hacer el mal, sabiendo que hace el mal. Partiendo de la idea de que el profesor sabe que el niño no quiere estar escuchando sobre Napoleón, sobre física y matemáticas… el profesor lo sabe y aun así lo hace. Justifica diciendo que lo hace por su bien.

Desde mi asiento en el foro, escuchaba con atención las posturas de Pedro, tratando de colocar algunas respuestas a las decenas de preguntas que surgían en mi cabeza. Al mismo tiempo, también, era inevitable dejar de voltear a mi alrededor, y observar la reacción de los muchos profesores y directores presentes en aquella aula universitaria.

Al termino de la reunión, me dirigí a Pedro con la cabeza llena de interrogantes. Aquel personaje que es capaz de generar una crisis sobre educación en menos de 10 minutos, me explicaba su trayectoria y la necesidad de abrir los ojos ante una crisis de educación. Yo era solo alguno de los muchos que estábamos tratando de entablar una conversación con el… Pero solo EDUbicla, tuvo la fortuna de tener su ultimo libro como obsequio para el proyecto.

Al día siguiente, después de revisar el cronograma y de mirar la trayectoria de los diferentes participantes del SEA, elegí, sin miramientos, la charla sobre “Jornadas Colaborativas para la transformación Escolar“ donde una vez más, Pedro García Olivo tendría una participación, junto con otros invitados importantes, en una escuela pública de Bogotá.

IMG_2667El evento inició con una propuesta muy interesante. Una invitación para todos los profesores que de manera voluntaria se retirarán del foro, para así, hablar con los alumnos con mayor libertad, con planteamientos que tuvieran mayor confianza para abordarlos. Finalmente la charla estaba dirigida a ellos.

Después de un minuto en completo silencio e incomodo, ningún profesor o directivo abandono la sala. Una pregunta dio el banderazo a este dialogo. ¿Lo bonito y lo feo de la escuela? Fue la pregunta hecha para los alumnos. Ellos abrían los ojos, volteaban hacia arriba, se codeaban entre si… finalmente algunas manos fueron levantadas.

No me gusta que nos sometan, cuando nos colocan uniforme, nos someten, cuando nos obligan a tomar ciertas materias, nos someten, no me gusta que me sometan. Comentaba el primer alumno
Cuando dos estudiantes expresan su cariño, como abrazarse o besarse, pintarse el pelo de otro color que no es “adecuado“, usar una ropa diferente… nos someten. Eso no me gusta, no me siento libre.
Lo bonito es la relación entre mis compañeros y lo feo es el sistema que se maneja en la escuela. Continuaba otra alumna

 Después de una cascada de sinceridad objetiva y no tanto. Hicieron la misma pregunta a los profesores. Sus respuestas, cargadas de positivismo, hacían sospechar un discurso maquillado, parchado, defensivo… Como si el trabajo fuera defender a toda costa la institución, sin el más mínimo intento de imparcialidad.

Honestamente me quedo con la reflexión crítica y abierta de los alumnos. ¿Cuándo el miedo se apodero de nosotros y compro nuestra honestidad?

Desde unos lentes de ex-profesor, después de algunos años trabajando en la educación, descubro que efectivamente nuestra tendencia es defender y salvaguardar la integridad de la institución con o sin objetividad. Al menos desde las peticiones tan elocuentes de los alumnos. Considero que puede ser un símbolo de pertenencia sana, pero también una postura peligrosa al momento de querer utilizar nuestra crítica como motor de cambio.

“Es más cómodo seguir como estamos, nos limitamos a cuidar exageradamente el no hacer olas, cuando el agua esta hasta nuestro cuello“

IMG_2693Después de una dosis fuerte de anti-pedagogía con Pedro y de análisis contante sobre EDUbicla. Decidí tener una visión diferente y me acerque a Velia Bianco. Una mujer extraordinariamente activa, elocuente, bromista y con una trayectoria educativa en Argentina que es conocida por muchos rincones del continente. Ella era sin duda, una de las mejores candidatas para aclarar algunas posturas.

Yo no pretendo dar respuesta a alguna necesidad de la sociedad, ni pretendo darle gusto a un modelo o sistema que me diga cómo y cuando tengo que hacer educación. Yo solo doy respuesta a las necesidades de los chicos. Son ellos los que nos marcan la pauta para donde tenemos que caminar
Vos miras a un ser chiquitito y descubres su avidez por conocer. El cómo se concentra, cómo aprende de las situaciones de las que se ve inmerso. Él no necesita nada, no tienes que llevarle peluches ni artefactos extraños… Él aprende desde su espacio. Es con este impulso y este método natural con el que nosotros hacemos educación. Y aun más importante, creemos en el.
Los profesores tenemos que trabajar con alegría, a redescubrir el encanto de educar. Que realmente se sienta gratificado por ir descubriendo el mundo con los chicos. No digo que no tengamos planes previos, pero son muy escuetos. Lo más importante es la conexión, la alegría…

IMG_2677Caminando por la Feria del SEA en busca de Velia. Una y otra vez la encontraba ocupada, ocupada jugando, ocupada bromeando, preguntando y platicando con estudiantes. A diferencia de los demás catedráticos que hablaban con personas adultas y medios que buscaban alguna entrevista. Veyi, como me exigió que la llamará, estaba todo el tiempo riendo y rodeada de alumnos. Su energía y alegría inagotable, no coincidían con la edad de una persona que había iniciado su labor docente antes de la dictadura en Argentina.

A mi el gobierno y el sistema, me tiene sin cuidado. En la Argentina y después de una reforma a la constitución, dice que el chico debe de ser educado, pero no dice cómo… Por suerte. Entonces nosotros hacemos educación como queremos, pero eso si… para entrar a un nivel más, fuera de nuestra escuela, tiene que aplicar un examen de grado, examen que nuestros chicos lo aprueban sin miramientos.

 

Es enriquecedor conocer dos posturas tan diversas, tan opuestas y con tanta verdad entre ellas. Pero es aun más enriquecedor y complicado poder generar algunos grises, algunas mezclas.. un lugar de encuentro donde las dos posturas al chocarse, puedan crear una nueva.

Este proceso tan abstracto fue facilitado por Braulio Hornedo Rocha, un catedrático mexicano que tuvo la fortuna de formarse con dos grandes amigos: Gabriel Zaid e Iván Illich como comenta el mismo. Este arquitecto, filosofo y matemático, fue invitado a esta semana de la educación, no solo por su gran trayectoria como profesor, sino también por proyectos de educación popular, que el mismo está impulsando en su ciudad.

El que alguien sepa, no es de dudarse. El que alguien sea el único que sepa, es lo que resulta de extrema duda. El que se privilegié la enseñanza sobre el aprendizaje, resulta precisamente en el fenómeno de la escolarización. Volvernos dependientes de los que saben. Y esto se contrapone con el hecho cotidiano. Nos encontramos con gente que sabe lo que nosotros sabemos y otros no saben lo que nosotros sabemos.
Decía el regiomontano Alfonso Reyes: “Todo lo sabemos entre todos, entre todos lo sabemos todo“ Este saberlo todo entre todos es una de las respuestas a esas otras opciones que podemos buscar en la educación
Una de las pintas famosas de Mayo del 68 decía: Seamos exigentes, exijamos lo imposible, exijamos construir la utopía, y la utopía no es una válida para todos, sino las diferentes utopías que cada uno de nosotros pueda ir generando desde su mente por supuesto, pero también desde el corazón.

 

IMG_2692En el lapso de tres días en el SEA y desde mis lentes, (frase favorita para justificar mi postura en este blog), viaje desde la tesis de: estamos haciendo una educación que tiende al fracaso, tanto la tradicional como la alternativa. Que reproduce un modelo del sistema, sin espacio para movimiento propio, hasta la postura del amor y cariño, con una pedagogía de corazón y libertad, donde los alumnos son capaces de decidir y armar el propio aprendizaje.

Estas dos posturas tan importantes, pero tan contradictorias, pueden llevarte a espacios de conflicto, que son buenos, pero con precaución. La postura de Braulio trata de aprovechar la crisis de preguntas con el cuestionamiento tajante, pero también, de rescatar la esperanza y la utopía de una educación, por llamarle de alguna manera, más genuina, más de casa.

Este análisis no se termina, al menos no para mi. Por desgracia tengo que irme de Bogotá antes del termino de esta feria, sin embargo, creo que los interrogantes no serán respondidos, los conflictos no serán solucionados, en el SEA no. Pero creo que al menos tendremos la tan añorada duda, la tan añorada crisis… esa que es más valiosa que la respuesta, porque acerca a mayores posibilidades, a mayores esfuerzos por darle una solución. No la ultima y general, pero si la particular y concreta que cada uno requiere en su contexto.

Los municipios libres que tienen la escuelita como forma de organización, son una esperanza para nosotros los desesperanzados.

Comenta Braulio al referirse al sureste Mexicano.

 

Leer más